Los resultados de una investigación realizada por un equipo internacional de científicos, demuestran un vínculo entre una infección producida por un parásito que propagan los gatos, y una mayor probabilidad de desarrollar esquizofrenia.

La infección, producida por el parásito Toxoplasma gondii, puede ser transmitida a los humanos a través del contacto con sus excreciones, lo que ocurre mayormente al limpiar la caja de arena del gato; pero la infección también es posible al comer o manipular carne o mariscos poco cocidos y contaminados, así como beber agua contaminada.

Ver películas de terror puede ayudar a combatir la ansiedad

Un factor causal

La mayoría de las personas infectadas con T. gondii no tienen síntomas, pero las mujeres embarazadas y los individuos con sistemas inmunitarios comprometidos, corren un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad con síntomas similares a la gripe, y en casos más graves, un daño ocular y cerebral significativo.

Parásito Toxoplasma gondii, responsable de la infección toxoplasmosis.

La infección prenatal también puede causar aborto involuntario o un síndrome congénito que involucra convulsiones y discapacidad intelectual en los bebés.

En el año 2012, un estudio encontró que las personas con toxoplasmosis tenían 1,5 veces más probabilidades de intentar suicidarse; sin embargo, otros estudios han argumentado contra cualquier temor psicológico y califican estas afirmaciones como exageradas.

Ahora, una nueva investigación dirigida por el Hospital Universitario de Copenhague en Dinamarca, sugiere que el parásito podría ser de hecho un factor causal contribuyente para la esquizofrenia.

Los científicos llegaron a sus conclusiones después de realizar el estudio más extenso y exhaustivo sobre el tema, una investigación que examinó a 81.912 participantes, todos incluidos en el Estudio Danés de Donantes de Sangre.

Para la investigación, los científicos analizaron las muestras de sangre de los participantes, en busca de los anticuerpos de inmunoglobulina unidos a infecciones del parásito T. gondii, responsable de la toxoplasmosis.

Mayor riesgo

Al cruzar esta información con los datos de las 2.591 personas identificadas con diagnósticos psiquiátricos, se encontró que las personas con toxoplasmosis tenían 50 por ciento más probabilidades de verse afectadas por la esquizofrenia.

La infección puede ser transmitida a los humanos a través del contacto con sus excreciones.

Aunque la asociación surgida del estudio es fuerte, todavía no hay una prueba definitiva de causalidad, ya que no hay factores que influyan en las probabilidades de infección por patógenos y los trastornos psiquiátricos.

Estudio evidencia que el viento propicia la migración de mosquitos que propagan la malaria

Si bien no está claro cómo o por qué la infección afecta el cerebro humano, los investigadores creen que el problema podría deberse a que el parásito interrumpe un aminoácido llamado triptófano. Eso a su vez, conduce a la secreción de ácido quinurénico, que se encuentra en niveles más altos en personas con esquizofrenia.

Los investigadores señalaron que, aunque el estudio no controló factores socioeconómicos que pueden influir en la probabilidad de tener un trastorno psiquiátrico, los hallazgos son estadísticamente significativos, y se suman a un número creciente de evidencia que sugiere que el parásito propagado por los gatos produce efectos cognitivos anómalos.

Referencia: Large-scale study of Toxoplasma and Cytomegalovirus shows an association between infection and serious psychiatric disorders. Brain, Behavior, and Immunity, 2019. https://doi.org/10.1016/j.bbi.2019.01.026

Más en TekCrispy