Gracias a los continuos avances tecnológicos, se reportan cada vez más descubrimientos de nuevos objetos en el espacio. Así, son muchos los nuevos planetas de curiosas cualidades que se han descubierto, dejando maravillados a propios y extraños.

En el caso que nos atañe, recientemente, se ha descubierto una pequeña galaxia casi tan antigua como el universo. Lo más curioso de todo es que, como muchos otros en la ciencia, este descubrimiento fue completamente accidental. Aun así, representa una oportunidad única para obtener datos sobre la historia del universo.

La Vía Láctea tiene cicatrices de una colisión con una galaxia fantasmal

Se descubre accidentalmente una nueva galaxia

Los científicos son cada vez mejores a la hora de estudiar el espacio. De esta forma, ha sido posible observar más allá de las fronteras terrestres, incluso a más de 13.000 millones de años luz de nuestro planeta.

En la misma línea, hemos tenido la oportunidad de presenciar colisiones de estrellas de neutrones y cada vez estamos más cerca de entender misteriosos fenómenos espaciales, como los agujeros negros. No obstante, más allá de todos estos descubrimientos, no hay duda respecto a que el espacio aún guarda sorpresas para la humanidad; incluso, mucho más cerca de nosotros de lo que se pudiera esperar.

Así, mientras los científicos observaban un cúmulo globular cerca de nuestra galaxia, el Telescopio Espacial Hubble identificó accidentalmente algo de lo que no se tenía registro hasta la fecha. En este caso, se descubrió una nueva galaxia, llamada Bedin I que, según análisis, puede ser casi tan antigua como el universo mismo.

Originalmente, el objetivo de los científicos era estudiar las estrellas más débiles de un cumulo globular, llamado NGC 6752. Este se encuentra a unos 13.000 años luz de distancia, dentro del halo de la Vía Láctea.

Sin embargo, yendo un poco más allá, a unos 30 millones de años luz, se encontraba esta galaxia recién descubierta. En este caso, se trata de una galaxia esferoidal enana sumamente débil y demasiado cercana al núcleo de NGC 6752. Por esta razón, según los investigadores, no había sido detectada hasta el momento.

No obstante, casi por casualidad, los astrónomos han sido sorprendidos por esta galaxia recién descubierta que, según se plantea, puede aportar datos importantes sobre el origen del universo.

Una galaxia casi tan antigua como el universo

Esta fue la imagen compartida por los astrónomos de la nueva galaxia. Créditos: Hubble/NASA.

Bedin I es una galaxia pequeña, aislada y sumamente antigua. Su diámetro apenas alcanza unos 3.000 años luz. A modo de referencia, la Vía Láctea tiene un diámetro aproximado de 100.000 años luz. Por tanto, esta galaxia fue clasificada como una galaxia esferoidal enana.

Este tipo de galaxias suelen acompañar a otras galaxias o a sistemas más grandes. Sin embargo, este no es el caso de Bedin I, cuya galaxia más cercana es NGC 6744, a unos dos millones de años luz de distancia.

Por su parte, teniendo en cuenta las emisiones de luz de Bedin I, los investigadores infieren que tienen una composición baja en metales. En este sentido, dado que elementos pesados, como los metales, se crearon en estrellas y se propagaron por el universo luego de que estas murieron, todo parece indicar que esta galaxia tiene una población de estrellas muy antigua.

La Vía Láctea tiene cicatrices de una colisión con una galaxia fantasmal

Específicamente, se estima que Bedin I tiene unos 13 mil millones de años de antigüedad, solo 0,8 mil millones de años menos que el universo en sí mismo. En este sentido, las evidencias sugieren que Bedin I nació en una explosión a partir de la cual no se han formado otras estrellas en su interior.

En función de esto, los investigadores hacen referencia a esta galaxia como un fósil viviente que preserva las condiciones del origen del universo. Esto implica que podría ser una gran fuente de información respecto a la historia del universo. Por tanto, se tienen planificadas otras investigaciones a fin de obtener más datos de esta misteriosa galaxia.

Referencia: The HST Large Programme on NGC 6752. I. Serendipitous discovery of a dwarf Galaxy in background, (2019). https://doi.org/10.1093/mnrasl/slz004

Más en TekCrispy