Los servicios de transporte basados en aplicaciones Uber y Cabify han anunciado que suspenderán sus servicios en la ciudad de Barcelona, España, luego de que el gobierno local impuso nuevas reglas que exigen que las reservas de los coches de estos servicios se realicen con al menos 15 minutos de anticipación.

Para llegar a esta instancia, la presión de los taxistas fue decisiva, con protestas y huelgas donde exigieron mayores controles sobre los VTC (vehículos de transporte con conductor). Hoy, un portavoz de Uber dijo a Reuters:

Las nuevas restricciones aprobadas por el gobierno catalán no nos dejan más remedio que suspender UberX mientras evaluamos nuestro futuro en Barcelona (…) Estamos comprometidos a ser un socio a largo plazo para las ciudades españolas y esperamos trabajar con el gobierno catalán y el ayuntamiento en la regulación justa para todos.

Horas después de la declaración de Uber, su competidor español, Cabify, realizó un anuncio similar donde además acusó al gobierno local de ceder ante la presión del sector de los taxistas y perjudicar gravemente los intereses de las personas.

Ex ingeniero de Uber afirma haber recorrido casi 5,000 kilómetros de distancia con su coche autónomo

La compañía de transporte, que actualmente tiene un millón de usuarios en Barcelona, afirmó que casi un 99% de tus coches se reservaron con menos de 15 minutos de anticipación. Cabify dijo además que el objetivo de esta regulación es expulsar su aplicación en Cataluña y Barcelona.

La asociación de empresas de transporte Unauto VTC afirmó que la adopción del nuevo reglamento pondría en riesgo 3,000 empleos en Barcelona. Por su parte, pese a que en la ciudad de Madrid los taxistas han permanecido en huelga durante 12 días continuos exigiendo las mismas medidas contra los VTC, el gobierno de la región ha asegurado que no cederán al chantaje de los conductores de taxis, y calificó lo ocurrido en Barcelona como ‘volver e la Edad Media’.

Más en TekCrispy