Sin lugar a dudas, el consumo de alcohol es peligroso para la salud. No solo por los efectos que tiene el alcohol sobre el organismo, sino que, cuando las personas están alcoholizadas, tienden a involucrarse en comportamientos de riesgo que pueden amenazar su integridad.

Tal es el caso de un hombre que, recientemente, tuvo que acudir a la sala de emergencias tras tragarse un pez venenoso mientras se encontraba en estado de ebriedad. Te contamos qué le ocurrió.

Un rayo impacta y mata a un motociclista, ¿por qué los neumáticos no lo protegieron?

Tragar peces vivos en estado de ebriedad

En lugar de tragar un pez de colores, el hombre tragó un pez gato de bronce.

En las cercanías de Rotterdam, en los Países bajos, existe la extraña tradición de acabar una noche loca de alcohol tragando peces de colores vivos. Si esto parece una mala idea, el caso que te presentamos a continuación va a ratificar esta idea.

Recientemente, se reportó el caso de un hombre de 28 años que ingresó a la sala de emergencia, en un avanzado estado de ebriedad, tras haber ingerido un pez vivo que, además, era venenoso. Esa noche, nuestro protagonista se encontraba ingiriendo alcohol con sus amigos y, como parte de las tradiciones del lugar, decidieron terminar su noche tragando un pez vivo.

Sin embargo, algo no salió como esperaban, pues justo después de tragar el pez, el hombre empezó a mostrar signos de ahogamiento. Con dificultades, este hombre intentó tragar más cerveza para pasar el trago, pero le resultaba imposible.

Unos 10 segundos después, empezó a vomitar vigorosamente. Con angustia, se metía los dedos en la garganta, tratando de expulsar el pez. Sin embargo, esto no fue posible, tras lo que empezó a vomitar liquido con restos de sangre.

Así, intentó varios métodos para expulsar a este animal de su garganta. Tras varias horas ingiriendo más cerveza, miel y helado, este hombre decidió acudir a la sala de emergencias, sorprendiendo a los médicos con su historia.

Dada la situación, tras las evaluaciones correspondientes, el hombre tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Luego de esto, se descubrió que el paciente, en lugar de tragar un pez de colores común, tal como dicta la extraña tradición, había ingerido un pez gato de bronce.

En lugar de un pez de colores, este hombre se tragó un peligroso pez gato

Este es el pez que se tragó el protagonista de este caso. Créditos: Benoist et al.

El pez gato de bronce, también llamado Corydoras aeneus, se trata de un pez de agua dulce que suele ser vendido para acuarios domésticos. Sin embargo, este pez, si no se trata cuidadosamente, puede resultar peligroso. En este sentido, el pez gato tiene unas poderosas defensas naturales conformadas por una serie de espinas que, en condiciones de estrés, segregan sustancias tóxicas. No por nada estos peces no tienen depredadores naturales.

En el caso particular, relatos posteriores demuestran que estos hombres, en evidente estado de ebriedad, no se dieron cuenta de que, en lugar de agarrar un pez de colores del acuario, tal como suele hacerse, tomaron un pez gato para cumplir con la extraña tradición. Así fue como este pez terminó en la garganta de nuestro protagonista.

Una vez en la sala de emergencias, los médicos usaron un laringoscopio para examinar la garganta del paciente, tras lo que se pudo observar la causa de la obstrucción. Posteriormente, tras realizarle una tomografía, el hombre fue llevado a quirófano a fin de remover el peligroso pez.

El pecho de este hombre se incendió en medio de una operación de corazón abierto, te contamos por qué

Lógicamente, el animal ya había muerto cuando llegó a la garganta del paciente, por lo que los daños no fueron tan severos. En este sentido, tras eliminar las espinas y remover la causa de la obstrucción, el hombre se recuperó satisfactoriamente.

Aun así, este caso representa una evidencia más de lo peligroso que puede ser consumir alcohol si no se tiene control sobre la situación. Al respecto, está demás decir que los médicos desaconsejan enfáticamente estas prácticas.

Referencia: A jackass and a fish: A case of life-threatening intentional ingestion of a live pet catfish (Corydoras aeneus), (2019). https://doi.org/10.1080/23772484.2018.1555436

Más en TekCrispy