Los informes de ganancias de los principales fabricantes de móviles para el último trimestre de 2018 no han sido alentadores para este sector. En el caso de Apple, la compañía no obtuvo los resultados esperados con su reciente línea de iPhones, anunciando incluso que reduciría su producción durante los primeros tres meses de 2019. Por su parte, Samsung publicó hoy sus resultados financieros, registrando su trimestre más débil desde el fiasco del Galaxy Note 7.

Ahora, le ha tocado el turno a LG, y la realidad no luce diferente. A pesar de que, en líneas generales, el negocio de la compañía sigue siendo rentable, su división móvil no ha logrado obtener ganancias por primera vez en dos años. De hecho, las pérdidas registradas ascienden a US$ 72.5 millones.

Según el informe, los ingresos de LG durante el 2018 fueron de US$ 54.4 mil millones, lo que representa un récord para la compañía y un aumento de casi el 10 por ciento con respecto a las ganancias del año 2017. Ahora bien, las ganancias obtenidas por LG durante el cuarto trimestre del año pasado alcanzaron los US$ 13,99 mil millones, que pese a superar el trimestre anterior, fueron un 7 por ciento más bajas que los ingresos obtenidos durante el mismo período en 2017.

LG atribuyó esta caída a las bajas ventas de smartphones, ya que su división de electrodomésticos registró ganancias superiores a 2017, y sus productos de entretenimiento para el hogar también reportaron cifras positivas.

Sin embargo, el gigante surcoreano confía en que su división móvil tendrá un rendimiento superior este año, gracias a la llegada de dispositivos compatibles con las nuevas redes 5G y al lanzamiento de smartphones con diseños innovadores, lo que sugiere que LG está apostando todo por recuperarse de la mano de su primer smartphone plegable.

Asimismo, la compañía podría traer un móvil inteligente más económico para mercados en crecimiento, lo que traería menos presión a sus dispositivos insignia.