Así lucía esta antigua especie de serpientes.

Frecuentemente, se reciben reportes de científicos que encuentran antiguos insectos preservados en ámbar. De hecho, se han logrado importantes descubrimientos gracias a la labor de preservación que cumple la resina de árbol fosilizada cuando algún animal, u otro objeto, queda atrapado en esta sustancia.

Gracias a ello, ha sido posible analizar desde insectos prehistóricos, plumas de dinosaurios y hasta glóbulos rojos de antiguos mamíferos.

Los humanos emigraron al norte de Asia mucho antes de lo que se creía

Ahora, por primera vez, un equipo de científicos ha reportado el descubrimiento de una antigua serpiente preservada en ámbar. Esto arroja luces sobre el proceso evolutivo de estos animales y cómo se diseminaron a lo largo de los continentes.

Una cría de serpiente preservada en ámbar

Así luce el ámbar en el que se encontró la cría de serpiente fosilizada. Créditos: Xing y cols, (2019).

El ámbar no es más que la fosilización de resina de árbol; sin embargo, esta sustancia ha permitido que científicos de todo el mundo analicen muestras de la flora y fauna de la prehistoria. En este sentido, animales y otros objetos, al quedar atrapados en la resina, terminan por fosilizarse con una alta calidad de preservación.

Sin embargo, hasta el momento, solo se tenían muestras de pequeños animales y otros elementos, como mosquitos, arañas y plumas de dinosaurios. Ahora, investigadores reportaron el descubrimiento de una cría de serpiente prehistórica preservada en ámbar.

Específicamente, el descubrimiento estuvo a cargo de Lida Xing, de la Universidad China de Geociencias, en colaboración con Mike Caldwell, un Profesor de la Universidad de Alberta, en Canadá. El fósil, fue descubierto en Myanmar, al sudeste de Asia.

En particular, se trata de un fósil de una especie de serpiente denominada Xiaophis myanmarensis. Asimismo, tras un primer análisis, se cree que se trata de una cría de serpiente en atención a su pequeño tamaño, pues tiene una longitud inferior a los ocho centímetros.

Además, el fósil carece de ciertas estructuras en la columna vertebral que se desarrollan cuando las serpientes llegan a la adultez, lo que reafirma la hipótesis de los científicos de que se trata de un espécimen joven.

Reconstruir la historia evolutiva de las serpientes

Tras los análisis correspondientes, se sugiere que esta serpiente quedó atrapada en la resina hace 100 millones de años. Créditos: Xing y cols, (2019).

Tras análisis posteriores, se plantea que esta serpiente quedó atrapada en la pegajosa resina hace unos 100 millones de años, en el territorio del antiguo supercontinente Gondwana.

Gondwana era un antiguo bloque continental meridional que resultó de la partición en dos del supercontinente Pangea. Así, durante el Jurásico y el Cretácico, este continente fue dividiéndose aún más, dando lugar a los bloques continentales que conocemos actualmente como Sudamérica, África, Australia, Zelandia e Indostán.

Esta es la evidencia más temprana de personas prehistóricas viviendo a gran altura

La región que conocemos actualmente como Myanmar, o también llamada Birmania, donde fue encontrada esta serpiente se separó de Gondwana, desviándose hacia el norte, hasta chocar con Asia.

Entonces, teniendo en cuenta que este espécimen se remonta a la prehistoria, previo a la diferenciación de las serpientes entre las variedades que conocemos actualmente, el fósil podría arrojar luces respecto a cómo las serpientes antiguas se dispersaron desde el sur hasta el hemisferio norte. En este caso, representa una pieza de evidencia de suma importancia para comprender el proceso evolutivo de esta especie.

Referencia: A mid-Cretaceous embryonic-to-neonate snake in amber from Myanmar, (2019). https://doi.org/10.1126/sciadv.aat5042

Más en TekCrispy