Para casi nadie resulta sencillo dar malas noticias. En este sentido, cuando una persona debe dar una mala noticia, se enfrenta a posibles reacciones emocionales adversas por parte de su interlocutor.

Sin embargo, conociendo el funcionamiento del organismo humano, especialmente las reacciones fisiológicas ante situaciones de estrés, es posible determinar cuál es el mejor momento del día para dar malas noticias, minimizando las posibilidades de una reacción adversa. Veamos qué dicen los expertos al respecto.

Las malas noticias desencadenan respuestas de estrés

En ocasiones, nos vemos obligados a darle una mala noticia a otra persona. Esto incluye situaciones tales como terminar una relación romántica, despedir a alguien del trabajo, entre otras. Ante ello, estamos expuestos a una posible reacción negativa por parte de la otra persona. Sin embargo, conociendo el funcionamiento del cuerpo humano, es posible desarrollar una mejor estrategia.

Ante las malas noticias, las personas suelen enojarse o dar muestras de frustración. En términos científicos, estas reacciones se conocen como respuestas de estrés agudo. En estos casos, el organismo secreta cortisol, una hormona asociada a las respuestas de estrés.

Esta hormona produce un aumento de la glucosa en el flujo sanguíneo, lo que proporciona energías para reaccionar ante las situaciones amenazantes que desencadenan el estrés. Esto se traduce en respuestas de lucha o huida.

En particular, el cortisol es la hormona más importante en lo que al estrés respecta. Sin embargo, esta hormona se segrega ante una variedad de circunstancias a lo largo de todo el día. Para probarlo, un equipo de investigadores trabajó con 27 personas, a las que se le evaluaron sus niveles de cortisol cada dos horas durante todo el día.

De esta forma, se descubrió que en las mañanas se producen picos de cortisol que van disminuyendo progresivamente a lo largo del día, independientemente de la ocurrencia o no de eventos estresantes. Esto sugiere que nuestras respuestas al estrés pueden diferir de acuerdo al momento del día.

La noche es el mejor momento del día para dar malas noticias

Según el funcionamiento de nuestro cuerpo, el mejor momento para dar malas noticias es durante la noche o al finalizar la tarde.

A fin de determinar si las respuestas de estrés son distintas en función del momento del día, un equipo de investigadores desarrolló un experimento. En este, se sometió a un grupo de participantes a situaciones estresantes, tanto en la mañana como en la noche, tomando como indicador del estrés el nivel de cortisol en sangre.

Específicamente, se les solicitó a los participantes que hicieran una presentación frente a un panel de jueces que no brindaron ningún tipo de retroalimentación o estimulo. Adicional a esto, se realizaron rondas inesperadas de cálculo mental frente a los jueves.

De esta forma, se observó que las personas que realizaron esta prueba durante la mañana mostraban niveles más altos de cortisol en sangre, en comparación con aquellos que lo hicieron en la noche. Es decir, el estrés durante la mañana fue más intenso que durante la noche.

Al respecto, los investigadores plantean que esta menor sensibilidad al cortisol durante la noche se debe a que el organismo se va preparando para dormir a medida que avanza el día en atención al ciclo circadiano.

Por tanto, los expertos sugieren que el mejor momento del día para dar malas noticias es en la noche o al avanzar la tarde. De esta forma, es menos probable que seamos objeto de reacciones adversas por parte de la otra persona como parte de su respuesta al estrés asociado a la situación.

Referencia: Hypothalamic‐pituitary‐adrenal axis differentially responses tomorning and evening psychological stress in healthy subjects, (2019). https://doi.org/10.1002/npr2.12042