Las personas con un cronotipo vespertino prefieren trabajar en las últimas horas de la tarde y en la noche.

En lo que al sueño respecta, hay personas que prefieren despertarse temprano para luego acostarse a dormir durante las primeras horas de la noche. Por otro lado, hay quienes prefieren acostarse tarde y despertar pasadas las nueve de la mañana. Esto depende del ritmo circadiano de cada quien que, a su vez, está condicionado por la configuración genética de cada quien.

Sin embargo, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, las personas que se acuestan tarde por la noche tienen un mayor riesgo de sufrir problemas psicológicos y disfrutar una menor calidad de vida. Al respecto, se tienen varias hipótesis.

Google lleva a cabo proyecto de salud mental para empleados sin recopilar datos

Sueño y ritmo circadiano

El sueño, y otros procesos biológicos, dependen del ritmo circadiano. Este hace referencia a los ciclos fisiológicos subyacentes de cada 24 horas que se producen en la gran mayoría de los organismos vivos.

Por su parte, al hablar de cronotipos, se hace referencia a las variaciones de los ritmos circadianos de cada quien. En el caso del sueño, se habla de dos cronotipos; el primero, llamado matutino, en relación con aquellos que se despiertan temprano y se acuestan a dormir durante las primeras horas de la noche. Por otro lado, se dice que las personas que se acuestan tarde y se despiertan pasadas las nueve de la mañana, tienen un cronotipo vespertino.

Según diversas investigaciones, estas configuraciones dependen, en gran medida, de la configuración genética. Específicamente, en uno de los estudios más recientes sobre el tema, se identificaron 351 regiones del genoma humano que determinan el cronotipo de cada quien. A modo de referencia, previo a este estudio, solo se conocían 24 regiones del genoma relacionadas con este fenómeno.

Así, se observó que la mayoría de los participantes con variaciones genéticas asociadas al cronotipo matutino tendían a acostarse a dormir hasta 30 minutos antes que otras personas con una menor cantidad de este tipo de variaciones genéticas.

Adicionalmente, se observó que estas regiones del genoma se asocian al reloj biológico del cuerpo y al funcionamiento de la retina. Por tanto, representan evidencias que apoyan la teoría de que la capacidad del cerebro para identificar la luz a partir de la retina condiciona el reloj biológico del cuerpo en ciclos de sueño y vigilia de 24 horas.

Dormir tarde podría poner en riesgo tu salud mental

Las personas que tienden a dormirse tarde, tienen más probabilidades de sufrir problemas psicológicos.

En resumen, el que una persona tenga tendencias vespertinas o matutinas depende de la forma en que su cerebro asocie la estimulación lumínica del exterior con el funcionamiento del reloj biológico. No obstante, el cronotipo vespertino podría ser un riesgo para la salud mental.

A fin de estudiar esto, los investigadores analizaron la información genética de aproximadamente 700.000 personas inscritas en una base de datos genéticos. Así, se descubrió que ambos cronotipos no difieren respecto a la calidad de sueño.

Adicionalmente, si bien los investigadores no encontraron un mayor riesgo de obesidad y diabetes en las personas que se acuestan tarde, tal como plantean estudios previos, se descubrió una relación entre el cronotipo vespertino y problemas psicológicos como depresión, ansiedad y esquizofrenia.

Específicamente, se observó que en la medida en que una persona posee el cronotipo vespertino de forma más marcada, en función de sus genes, aumentan los riesgos de padecer problemas psicológicos y disminuye tanto el bienestar como la calidad de vida. Lo más preocupante del caso es que esto no dependía de factores como la mala calidad del sueño o la falta de este.

Aún no se tiene certeza sobre las causas de este fenómeno

Si bien no se tiene certeza respecto a las causas, existen varias posibilidades. Por ejemplo, es posible que las personas con cronotipo matutino tengan factores protectores a nivel genético aun no identificados.

Adicionalmente, es posible que aquellos que se despiertan temprano aprovechen al máximo la estimulación física de la luz de la mañana, además de las ventajas sociales de ajustarse a una cultura en la que predominan ciclos de trabajo de nueve de la mañana a cinco de la tarde.

Las madres que tienen múltiples trabajos tienen mayor riesgo de sufrir depresión

No obstante, se requieren otros estudios para determinar las verdaderas causas de este fenómeno. En este caso, se tienen propuestas de estudios más profundos en torno a la relación entre el cronotipo y la salud mental.

Finalmente, los investigadores plantean que a pesar de que el cronotipo es determinado en gran parte por los genes, es posible modificar el ritmo circadiano para gozar de los beneficios de ser una persona matutina. Sobre esto, se recomienda ir cambiando las rutinas de sueño progresivamente e implementar hábitos de higiene del sueño.

Referencia: Genome-wide association analyses of chronotype in 697,828 individuals provides insights into circadian rhythms, (2019). https://doi.org/10.1038/s41467-018-08259-7

Más en TekCrispy