Los resultados de un ensayo realizado por científicos de la Universidad de Edimburgo, proporcionan una comprensión más profunda y clara de cómo podrían beneficiarse los pacientes que sufren pérdida de visión en ambos ojos debido a la deficiencia de células madre limbares (LSCD, por sus siglas en inglés).

Este es el primer estudio aleatorizado y controlado en investigar la seguridad y la eficacia de un procedimiento en el que células madre epiteliales de la córnea, obtenidas de un donante fallecido y expandidas en el laboratorio, se trasplantaron en el ojo del paciente.

Una afección grave y difícil de tratar

De los 45 millones de personas en el mundo que sufren de ceguera bilateral (es decir, ceguera en ambos ojos), la Organización Mundial de la Salud estima que más del 20 por ciento se debe a enfermedades de la córnea.

Los investigadores trasplantaron células madre de donantes postmortem a pacientes con la LSCD.

La LSCD es considerada una de las afecciones más graves y difíciles de tratar. El limbo, ubicado en la unión de la córnea y la esclerótica, proporciona una fuente constante de células madre epiteliales que mantienen a la córnea sana.

Esta afección es causada por daño ocular provocado por exposición al calor o químicos, defectos congénitos o incluso el uso de lentes de contacto durante demasiado tiempo. También puede ser causada por una enfermedad conocida como aniridia.

La falta de regeneración de células madre que distingue a la LSCD, conduce a una pérdida severa de la visión, dolor crónico y deslumbramiento, entre otros síntomas.

Debido a que la LSCD no suele responder a los tratamientos convencionales, y con miras de ofrecer una terapia alternativa, el equipo de investigadores diseñó un ensayo para probar la seguridad y la eficacia del trasplante ocular de células madre.

Para el estudio, los investigadores cultivaron células madre, que tienen la capacidad única de convertirse en cualquier tipo de célula especializada, obtenidas de muestras de córnea tomadas de los ojos de donantes de órganos dentro de las 24 horas posteriores a su fallecimiento.

Luego, las células se cultivaron en una membrana amniótica (tejido extraído de la placenta que promueve la cicatrización) antes de ser trasplantadas en los ojos de 8 de los 13 pacientes que participaron en el estudio.

Los pacientes restantes fueron trasplantados con una membrana amniótica (sin células madre) y actuaron como controles.

Terapia efectiva y segura

A todos los pacientes se les suprimió el sistema inmunológico para minimizar la posibilidad de rechazo al trasplante, y recibieron gotas oculares con productos químicos que promueven el crecimiento.

Los resultados del estudio representan una esperanza para los discapacitados visuales.

A los 18 meses de realizado el procedimiento, los pacientes que recibieron las células madre mostraron una reparación significativa de la superficie ocular de sus ojos, lo que condujo a una recuperación importante de la visión, un resultado que no se observó en los pacientes que no recibieron el tratamiento.

Este es el primer ensayo en el campo y establece el estándar para el diseño de estudios clínicos multidisciplinarios, así como la ejecución de terapias basadas en células en la oftalmología regenerativa.

Los investigadores expresan que estos resultados muestran que el procedimiento, además de ser seguro, logra un beneficio sostenido en la enfermedad de la superficie ocular, por lo que se preparan para realizar un estudio similar en muestras de mayor tamaño.

Referencia: Allogeneic Ex Vivo Expanded Corneal Epithelial Stem Cell Transplantation: A Randomized Controlled Clinical Trial. Stem Cells Translational Medicine, 2019. http://dx.doi.org/10.1002/sctm.18-0140

Escribir un comentario