Luego de años de críticas por parte de grupos ecologistas, Samsung decide, por fin, reducir su huella ambiental al reemplazar los empaques plásticos por productos reciclables como el papel y los bioplásticos.

La compañía anunció el día de ayer, en un comunicado en publicado en su sala de prensa, que estaría empezando con sus planes de reemplazar los empaques plásticos con materiales sostenibles a partir de la primera mitad de este año.

Así como lo mencionaron, los empaques que se utilizan actualmente para los productos o accesorios marca Samsung se estarán sustituyendo por cualquier material de base biológica como el plástico reciclado.

Samsung no pretende quedarse solo con los empaques biodegradables. Hasta los cargadores de los teléfonos estarán contribuyendo con el cuidado del planeta, ya que empezarán a contar con un acabado mate para que así no requieran de la película protectora de plástico que cumplía con la función de mantenerlos impecables.

Las variantes sostenibles que estará utilizando la compañía son certificadas por organizaciones medioambientales como el Forest Stewardship Council y esperan completar la transición entre los materiales para el año 2020.

Por su parte, Gyeong-bin Jeon – director del Centro de Satisfacción del Cliente Global de Samsung – afirmó que la compañía está comprometida con el proceso de minimizar la contaminación proveniente de sus productos. “Adoptaremos materiales más sostenibles para el medio ambiente, incluso si eso significa un aumento en el costo”.

Sin embargo, es importante destacar que este no es un gesto desinteresado por parte de Samsung. Por años se han encontrado en el epicentro de discusiones y críticas por parte de grupos ecologistas, ya que no poseían planes ambientales que fueran definitivos.

Dicha indignación incluso llevó a un manifestante de Greenpeace a asaltar la presentación de Samsung en el Mobile World Congress en el 2017. Por lo que estos nuevos pasos ecologistas son prácticamente pensados para ayudar a su imagen pública, entre otras cosas.