La empresa suiza de alimentos, Nestlé S.A, anunció recientemente que la iniciativa de IBM Food Trust basada en blockchain se está preparando para incorporar nuevos proveedores y minoristas este año.

El gerente de transformación digital de la cadena de suministro global de Nestlé, Benjamin Dubois, dio una entrevista el día de hoy en la prensa local. Allí comunicó que decidieron implementar la solución IBM Food Trust en respuesta a la “demanda de mayor transparencia y confianza de los consumidores“. En este sentido, definió al blockchain como una tecnología nueva e importante en el arsenal de los minoristas para cumplir adecuadamente con estas expectativas.

Así, gracias al blockchain, un consumidor puede, a través de un sistema de código QR simple, saber: “No solo el origen y la composición del producto, sino también el agricultor que participó en la cosecha, cuando se hizo, la fecha en que se procesó el alimento, la identidad de la fábrica que lo cuidó, incluso cuántos empleados trabajadores tiene la empresa agrícola y qué certificados éticos tienen los productores” aseguró Dubois. Si bien el objetivo es brindar al público la máxima información sobre los productos que consumen, las empresas pueden elegir hasta qué punto de su cadena de producción se hará público.

Además, Dubois dijo que varios desafíos técnicos aún no han sido superados, pero esperan ser abordados en el 2019. Por ejemplo, la gestión de la interoperabilidad de las plataformas de datos. Por tanto, no pudieron dar una fecha exacta de cuándo la iniciativa estaría operativa a gran escala.

La solución blockchain IBM Food Trust ha estado en marcha desde el  2016. Grandes transnacionales, como Walmart y Unilever fueron los primeros en implementarla. Sin embargo, Nestlé empezó a usar el producto en agosto del 2017. El objetivo de este es fortalecer la capacidad de las empresas para identificar los problemas relacionados con la procedencia de alimentos. La tecnología acelera significativamente la trazabilidad de todos los productos y pasos en la cadena de suministro, y cada minorista conserva la opción de compartir los datos con otros socios en la medida en que lo consideren necesario.