Tal como lo han demostrado distintas investigaciones, humanos y animales no perciben el mundo de la misma manera. En este caso, un equipo de investigadores ha logrado recrear la visión del color de las aves, descubriendo un cuarto color que estos animales pueden ver, pero los humanos no.

Al respecto, se sugiere que la percepción de este cuarto color les permite orientarse de mejor manera entre el follaje de los árboles y encontrar a sus presas. Sin embargo, puede tener algunas desventajas.

Las aves perciben un cuarto color que les permite orientarse entre el follaje

La percepción del color depende de células especializadas presentes en el ojo. Los humanos poseen tres receptores del color, llamados conos: unos sensibles a las frecuencias de luz asociadas al color rojo, otros sensibles al azul y unos sensibles al verde.

Por su parte, las aves tienen un cuarto receptor que presenta variaciones en el tipo de frecuencia de luz que puede detectar, dependiendo de la especie de ave que se trate. A fin de analizar este fenómeno, un equipo de investigadores se propuso recrear la visión del color de las aves.

Para ello, se tomaron fotografías de zonas boscosas de distintas localidades, usando una cámara multiespectral que posee filtros especialmente diseñados para imitar la visión de las aves. Así, se descubrió que las aves tienen una mayor sensibilidad a la luz ultravioleta, lo que les permite detectar una mayor cantidad de contraste entre la parte superior e inferior de las hojas de los árboles.

Así es como ven las aves (derecha) en comparación con los humanos (izquierda). Créditos: Cynthia Tedore.

Gracias a ello, les resulta posible destacar de manera clara y tridimensional tanto la posición como la orientación de cada hoja en el follaje. En este sentido, lo que para los humanos pudiese parecer un desastre de hojas verse, para las aves representa un conjunto de hojas claramente distinguibles entre sí, facilitando su orientación.

Específicamente, los investigadores plantean que las diferencias percibidas por las aves se deben a las diferentes cantidades de rayos ultravioleta que reflejan y transmiten las hojas de los árboles. Si bien el ojo humano no tiene la capacidad de percibir estas diferencias, el ojo de las aves posee las células receptoras necesarias para lograrlo.

Ventajas y desventajas de percibir un cuarto color

Gracias a la percepción de este cuarto color, las aves pueden orientarse de mejor manera entre el denso follaje de los árboles.

Las aves dependen de su aguda visión tanto para orientarse como para conseguir sus alimentos. Por ello, no resulta extraño que hayan desarrollado mecanismos que les permitan percibir su entorno de una forma óptima. En este sentido, la posibilidad de detectar los rayos ultravioleta les permite orientarse a través del denso follaje de los bosques con gran agilidad.

Adicionalmente, a partir de modelos computarizados, los investigadores descubrieron que el contraste máximo de las hojas puede observarse en longitudes de onda ultravioleta cortas en zonas bien iluminadas. A su vez, ocurre lo propio con las longitudes de onda ultravioleta más largas en zonas cerradas con iluminación inferior. Esto podría explicar por qué la percepción de este cuatro color varía entre las especies de aves.

Sin embargo, esta capacidad podría estar asociada ciertas desventajas. Al tener un cuarto tipo de células receptoras, se reduce el espacio en la retina que pudiese ser ocupado por más de las otras tres clases de conos. En este sentido, disminuye la resolución y la sensibilidad de la percepción en condiciones de baja iluminación.

No obstante, aún es pronto para tener conclusiones certeras. Por tanto, los investigadores se han planteado otros estudios a fin de descubrir cómo esta capacidad ayuda a las aves a encontrar sus fuentes de alimentación y de qué forma esto varía entre las distintas especies de aves.

Finalmente, los investigadores plantean que recrear esta capacidad podría inspirar el desarrollo de tecnologías que permitan que vehículos controlados a distancia puedan orientarse en entornos forestales complejos son enredarse con el follaje.

Referencia: Avian UV vision enhances leaf surface contrasts in forest environments, (2019). https://doi.org/10.1038/s41467-018-08142-5