Kik, una empresa canadiense de mensajería dio a conocer sus planes de luchas contra la Comisión de Valores y Valores de EE. UU. (SEC) ante las posibles medidas que tomaría contra su Oferta Inicial de Monedas (ICO) realizada en el 2017. Así lo ha informado el CEO de la compañía en una publicación en su blog oficial el pasado domingo 27 de enero.

De acuerdo a un informe del diario The Wall Street Journal del mismo día, Ted Livingston, fundador y CEO de Kik, aclaró que su firma pariente, opera como una moneda y no como “una seguridad no registrada”, como la ha catalogado la SEC. El pasado mes de septiembre del 2017, la compañía recaudó US$ 98 millones en la venta de su token a través de una ICO.

La SEC contactó a Kik luego de su ICO, y posteriormente envió un aviso a Wells en el que se acusa a Kik de haber violado la ley de valores. La compañía respondió el mes pasado aclarando que no se trata de un fraude y que dichas notificaciones “apuntan injustificadamente a una Compañía que realizó esfuerzos sustanciales de buena fe para cumplir con todas las leyes y regulaciones vigentes al vender Kin en septiembre de 2017″.

Respecto a ello, cabe acotar que el pasado mes de febrero, Jay Clayton, el presidente de la SEC, aclaró que todas las ICO que ha visto con una seguridad. El CEO de Kik ha citado sus palabras en la publicación:

“Creo que cada ICO que he visto es una seguridad. Quiero volver a separar las ICO y las criptomonedas. Los ICO que son ofertas de valores, debemos regularlos como reguemos las ofertas de valores. Fin de la historia”.

De igual forma, Livingston ha justificado por qué Kin y otros no cumplen con la prueba de Howey, citando la página 11 de la Ley de Intercambio de Valores de 1934, en la que se establece de manera explícita que la definición de una garantía “no incluirá moneda”.

Aseguró también que hay “docenas de proyectos en un punto similar” con la SEC, a lo que agregó que todos consideran que la “industria necesita regulación, pero también creemos que esta no es la manera de conseguirlo”.

Este caso resulta de gran importancia para el mercado de las criptomonedas. Y es que las ICO se han reducido considerablemente en cantidad a raíz de las amenazas de regulación por parte del organismo estadounidense. La decisión que se tome en el caso específico de Kik podría tener una fuerte influencia en la industria.