Uno de los espectáculos más increíbles que nos ofrece la naturaleza son las auroras polares. A grandes rasgos, las auroras polares son fenómenos naturales en forma de brillo o luminiscencia que se presentan en el cielo nocturno en determinadas temporadas. Cuando esto ocurre en el hemisferio sur, se le conoce como aurora astral. Por su parte, cuando este fenómeno se presenta en el hemisferio norte, se le llama aurora boreal.

Hasta hace unas décadas, se creía que las auroras polares eran iguales, independientemente de si ocurrían en el hemisferio sur o en el hemisferio norte. Sin embargo, un estudio reciente sugiere que la aurora boreal es distinta a la aurora austral debido a variaciones en el campo magnético de la Tierra.

¿Qué son las auroras polares?

Las auroras polares son uno de los fenómenos naturales más impresionantes que nos ofrece la naturaleza,

Las auroras boreales, son fenómenos visuales caracterizados por la aparición de luces coloridas en el cielo nocturno de las regiones polares del planeta Tierra. Este fenómeno puede ser observado a simple vista durante la noche o al final de la tarde, dejando impresionados a propios y extraños.

Este espectáculo se produce debido a la interacción entre las partículas cargadas de energía que provienen de los vientos solares, con el campo magnético de la Tierra.

Por lo general, las auroras polares ocurren durante los meses de febrero, marzo, abril, septiembre y octubre. Asimismo, se le conoce como aurora boreal cuando se presenta en el hemisferio norte o como aurora austral, cuando ocurre en el hemisferio sur.

Como dato curioso, el nombre de este fenómeno natural deriva de Aurora, la diosa romana del amanecer y la palabra latina Auster, que significa sur, o la palabra griega Bóreas, que significa norte.

Estas luces ondulan en los cielos nocturnos de los polos terrestres, ofreciendo un espectáculo en el que el firmamento se tiñe de colores verde nebuloso, acompañado con cintas rojas dependiendo de su altitud.

Hasta el momento, se pensaba que las auroras ocurridas en ambos hemisferios eran iguales. Sin embargo, un estudio reciente sugiere que los dos fenómenos son diferentes dependiendo del comportamiento del campo magnético de la Tierra.

Esta es la razón por la que las auroras boreales se diferencian de las australes

Dependiendo de la altitud, se pueden observar luces verdes con cintas rojas.

Las auroras polares se producen gracias al viento solar, una ráfaga de partículas cargadas de energía emitidas por el sol que se mueven a través del campo magnético del planeta Tierra. Teniendo en cuenta que estas partículas cargadas de energía fluyen a través de las líneas simétricas del campo magnético que une ambos polos, tendría sentido pensar que las pantallas atmosféricas de cada hemisferio se reflejarían entre sí.

No obstante, este planteamiento se descartó en 2009 cuando se observó que auroras simultáneas que se desplazaban a través de los polos terrestres mostraban patrones que no coincidían entre sí. Para investigarlo, un equipo de científicos analizó una serie de imágenes de 10 auroras asimétricas tomadas de forma simultánea en ambos polos.

De esta forma, fue posible relacionar las diferencias entre ambas autoras con los cambios en la cola magnética de la Tierra, una extensión del campo magnético del planeta. En este caso, cuando el viento solar se aproxima a la Tierra desde el este con dirección al oeste, se crean presiones desiguales en la cola magnética de planeta, inclinándose hacia el lado del planeta envuelto en la oscuridad.

Esta inclinación hace que cada aurora adquiera una forma y una ubicación idiosincráticas, haciendo que cada una muestre patrones diferentes. En pocas palabras, esto hace que el fenómeno sea distinto en el hemisferio sur, en comparación con el hemisferio norte.

Finalmente, los investigadores plantean que estos resultados podrían mejorar la capacidad de anticipar tormentas solares y evitar interrupciones en redes eléctricas y satelitales.

Referencia: Evolution of Asymmetrically Displaced Footpoints During Substorms. https://doi.org/10.1029/2018JA025869