Cuatro de las casas de cambio más importantes de Corea del Sur decidieron unir esfuerzos para combatir lavado de dinero, según comentaron fuentes cercanas al medio The Korea Herald.

Asimismo, en un artículo de Yonhap, se señala que Bithumb, Coinone, Korbit y Upbit establecieron una línea telefónica en la que los clientes pueden reportar cualquier actividad sospechosa en relación con trading o pagos que pudieran estar relacionados con crímenes, como, por ejemplo, esquemas piramidales.

De acuerdo con un representante anónimo de una de estas plataformas, las casas de cambio podrán revisar instantáneamente cualquier transacción sospechosa y bloquear inmediatamente las cuentas relacionadas.

A principios de enero, se reportó que hasta 21 casas de cambio de criptomonedas locales recibieron aprobación para operar en el país por parte del gobierno nacional tras una auditoría de seguridad.

Durante dicha auditoría, Bithumb, Coinone y Korbit, en conjunto con otras casas de cambio, lograron convencer a los investigadores de las fortalezas de sus medidas de seguridad. Sin embargo, la mayoría de las empresas inspeccionadas no pudieron realizar lo propio.

Bithumb, que actualmente es la segunda casa de cambio más importante del mundo en términos de volumen, fue acusado recientemente de falsificar sus volúmenes de trading desde el verano de 2018 tras el hackeo que sufrieron en junio. Sin embargo, la plataforma negó estas acusaciones.

También Upbit fue acusado de inflar sus números de trading en 3 oportunidades entre octubre de 2017 y diciembre de 2018, acusaciones que también negaron a pesar de las investigaciones legales.

Por otra parte, en Japón, 16 casas de cambio locales decidieron formar un ente auto regulatorio para la industria llamado Virtual Currency Exchange Association (JVCEA), tras el hackeo de 534 millones que sufrió Coincheck. Dicho ente obtuvo permiso del regulador nipón para supervisar el ecosistema de criptomonedas en el país.