Décadas de investigación han demostrado que los niños usan el dibujo como una forma de expresar sus emociones y diversas vivencias. No por nada, los dibujos se utilizan en diversos campos que abarcan desde la educación hasta la investigación forense.

Sin embargo, un estudio reciente sugiere que los niños se dibujan a sí mismos de forma distinta, dependiendo de quién les observe. De ser así, la forma en la que se usan los dibujos infantiles como medio para recabar información sobre su estado emocional debe considerar este factor.

Ciudad Algoritmo, una app que ofrece nociones de programación para niños

Los dibujos son una importante fuente de información sobre el estado psicológico de las personas

Psicólogos, Maestros e Investigadores Forenses usan los dibujos infantiles para obtener información sobre su estado emocional.

Los dibujos pueden revelar una gran cantidad de información sobre el estado emocional y psicológico de una persona en un determinado momento. Esto es especialmente cierto en el caso de los niños, pues se ha demostrado que la expresión gráfica es uno de los principales mecanismos que emplean los niños para comunicarse.

Sobre la base de esto, diversos campos emplean los dibujos infantiles como medio para recabar información. Por ejemplo, los dibujos infantiles son un recurso ampliamente utilizado en el campo de la psicoterapia infantil. Sucede lo mismo en el ámbito educativo y en el campo de la investigación forense.

En estos casos, se les suele pedir a los niños se dibujen a sí mismos, a su familia o a su entorno inmediato. De esta forma, es posible obtener información sobre elementos tales como su autoconcepto, autoestima, estado emocional, entre otros.

La forma en la que los niños se dibujan a sí mismos depende de quienes los observan

Si bien los dibujos son ampliamente utilizados para obtener información sobre el estado emocional de las personas, un estudio reciente sugiere que los niños se dibujan a sí mismos de distinta forma, dependiendo de quién los esté observando.

Para llegar a esta conclusión, un equipo de investigadores de la Universidad de Chichester, trabajó con 175 niños, 85 de sexo masculino y 90 de sexo femenino, con edades comprendidas entre los ocho y los nueve años.

Específicamente, los investigadores organizaron a los niños en siete grupos. Al primero, no se les indicó quienes observarían sus dibujos. Por su parte, a los seis grupos restantes se les indicó que sus dibujos serian observados por diferentes personas, como policías, maestros, tanto conocidos como extraños.

Así mismo, se les solicitó a los participantes que dibujaran tres versiones de sí mismos: una usada como referencia, una feliz y la otra triste. Tras analizar los resultados, a grandes rasgos se observó que las niñas se dibujaron de forma más expresiva que los niños.

No obstante, la mayoría de los participantes se dibujaron de forma más expresiva si quienes observarían sus dibujos era alguien familiar para ellos. Es decir, en la medida en la que conocen más a las personas que observaran sus dibujos, los niños se representan a sí mismos de forma más expresiva.

¿Qué implicaciones tienen estos resultados?

En la medida en la que los niños están más familiarizados con quienes observaran sus dibujos, se representan a sí mismos de forma más expresiva.

Tal como vemos, los niños se dibujan a sí mismos de forma más o menos expresiva, dependiendo de quién sea el observador de estas imágenes. En este sentido, se observó que los niños muestran una mayor expresividad en sus dibujos, en la medida en la que están más familiarizados con quienes verán lo que dibujaron.

Proveedor de Internet británico prohibirá que 2 millones de niños accedan a sitios web piratas

De acuerdo a los investigadores, estos resultados tienen importantes implicaciones para el uso de los dibujos infantiles como medio para recabar información. En este sentido, se pone sobre la mesa la importancia de cultivar una relación estrecha con los niños a fin de que se sientan en confianza de aportar la mayor cantidad de datos a partir de recursos gráficos.

Finalmente, se recomiendan nuevas investigaciones a fin de analizar la influencia de las interacciones entre los niños con diferentes personas y profesionales sobre sus patrones de expresión gráfica. De esta manera, será posible el diseño de mecanismos óptimos para recabar información.

Referencia: Expressivity in children’s drawings of themselves for adult audiences with varied authority and familiarity, (2019). https://doi.org/10.1111/bjdp.12278

Más en TekCrispy