Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Cambridge, indica que para algunas personas, mantenerse delgados no responde a que sean más disciplinados con las porciones de comida que ingieren, sino a una ventaja genética.

El estudio muestra que las personas delgadas pueden agradecer a sus antepasados ​​por no ser obesos, y revela que tenemos mucho menos control sobre nuestro peso de lo que pensamos.

Amazon está trabajando en un dispositivo wearable capaz de leer emociones, según informe

Comparando ADN

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores estudiaron a 1.622 personas delgadas, definidas por tener un índice de masa corporal de menos de 18, sin condiciones médicas ni trastornos de la alimentación.

Los investigadores encontraron nuevas regiones genéticas involucradas en la obesidad severa y algunas involucradas en la delgadez saludable.

Su ADN se comparó con el de 1.985 personas con obesidad grave (al menos 40) y otras 10.433 personas de peso “normal” que sirvieron como grupo de control.

El equipo de investigación reconoció que factores como el fácil acceso a alimentos ricos en calorías y estilos de vida sedentarios pueden afectar el peso de una persona, pero encontraron que existe una variación individual considerable dentro de una población que comparte el mismo entorno.

Los datos revelaron varias variantes genéticas comunes ya identificadas como influyentes en la obesidad. Además, los investigadores encontraron nuevas regiones genéticas involucradas en la obesidad severa y algunas involucradas en la delgadez saludable.

A fin de determinar qué impacto tuvieron estos genes en el peso de un individuo, los investigadores sumaron la contribución de las diferentes variantes genéticas para calcular una puntuación de riesgo genético.

Riesgo genético

Como se anticipó, los investigadores encontraron que las personas obesas tenían un puntaje de riesgo genético más alto que las personas con peso normal, lo que contribuye a su riesgo de sobrepeso.

Si bien el fácil acceso a alimentos ricos en calorías y el sedentarismo pueden afectar el peso de una persona, existen variables genéticas que juegan un rol determinante en mantener un peso saludable.

El equipo también mostró que las personas delgadas presentaron una puntuación de riesgo genético mucho más baja; tenían menos variantes genéticas que se sabe, aumentan las posibilidades de que una persona tenga sobrepeso.

Mantenerte en la “zona quema grasa” no te ayudará a perder peso

Los autores del estudio señalan que esta investigación muestra por primera vez que las personas delgadas generalmente mantienen su peso porque tienen una menor carga de genes que aumentan las posibilidades de que tenga sobrepeso, y no porque sean moralmente superiores, como a algunas personas les gusta sugerir.

En este sentido, el investigador Sadaf Farooqi, profesor en el Instituto de Ciencia Metabólica de la Universidad de Cambridge y coautor del estudio, comentó:

“Es fácil apresurarse a juzgar y criticar a las personas por su peso, pero la ciencia indica que las cosas son mucho más complejas. Nuestro estudio muestra que tenemos mucho menos control sobre nuestro peso del que podríamos pensar”.

Referencia: Genetic architecture of human thinness compared to severe obesity. Plos Genetics, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pgen.1007603

Más en TekCrispy