Siguiendo los resultados de una investigación reciente, los niños prefieren comunicarse con otros niños que tienen su mismo acento. Incluso, esto se observa en niños que han crecido en comunidades diversas y que han estado expuestos a una gran variedad de acentos.

Estos resultados podrían arrojar luces para comprender cómo se desarrollan los prejuicios en torno a personas que tienen características diferentes.

Aún existen prejuicios en torno a mujeres que desempeñan cargos intelectualmente desafiantes

Los niños prefieren ser amigos de otros que hablan como ellos

Diversas investigaciones han demostrado que los adultos discriminan a otras personas por su forma de hablar. Sobre la base de esto, un equipo de científicos desarrolló tres experimentos con niños, a fin de investigar en qué momento del desarrollo empiezan a desarrollarse los prejuicios.

Para ello, se trabajó con 150 niños de habla inglesa de entre cinco y seis años de edad, oriundos de Gran Toronto, en Canadá. Vale acotar que esta es una de las metrópolis de mayor diversidad cultural y lingüística del mundo.

En el primer experimento, se le solicitó a los participantes que hablaran por medio de una computadora con otros dos niños; uno con acento canadiense local y el otro, hablante de inglés con acento británico.

Posterior a ello, se le solicitó a los participantes que escogiesen con quién preferirían entablar una amistad. Ante ello, se observó que los niños canadienses preferían ser amigos de otros niños canadienses, en comparación con aquellos que hablaban con acento británico.

El segundo experimento fue similar. Sin embargo, en lugar de niños británicos, los niños canadienses hablaron con otros de acento local y con niños nacidos y criados en Corea que habían aprendido inglés como segundo idioma.

Luego de ello, se obtuvieron resultados similares. Los niños manifestaron preferir hablar con otros niños con acentos similares. Sin embargo, en este caso, el efecto fue mucho más marcado que en el anterior.

Estos resultados podrían ayudar en la lucha contra la discriminación

La idea es que los niños, desde etapas tempranas de desarrollo, aprendan a respetar y valorar las diferencias entre las personas.

Una vez demostrado que los niños prefieren hablar con otros niños con el mismo acento, los investigadores se preguntaron si la capacidad de distinguir entre los distintos acentos pudo haber influido sobre la decisión de los participantes.

Por tanto, se ejecutó un tercer experimento. En este, los participantes fueron expuestos a las voces de los mismos niños de los experimentos anteriores, tanto canadienses, como británicos y coreanos. Luego de ello, se les preguntó cuáles de estos niños hablaban con un acento similar al propio.

De esta manera, se encontró que los participantes distinguieron de forma óptima entre el acento canadiense y el coreano, mientras que mostraron dificultades para distinguir entre el acento canadiense y el británico. Aun así, existe la tendencia de preferir a otros niños que hablan con un acento similar al propio.

Empleados afroamericanos de Tesla acusan a la compañía de racismo y discriminación

No obstante, los investigadores advierten que estas preferencias en función del acento no implican, necesariamente, la existencia de un prejuicio contra aquellos con acentos distintos al propio. En este caso, es posible que la tendencia se deba a la familiaridad, más que a la aversión.

Finalmente, los investigadores plantean que estos resultados podrían ayudar a comprender en qué momento del desarrollo humano empiezan a formarse los prejuicios. A la larga, esto podría ayudar a desarrollar estrategias dirigidas a evitar la discriminación.

Referencia: The Effect of Accent Exposure on Children’s Sociolinguistic Evaluation of Peers, (2019). http://dx.doi.org/10.1037/dev0000659

Más en TekCrispy