Numerosas investigaciones sugieren que la mala salud oral es un factor de riesgo que predispone el desarrollo de Alzheimer. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro si las bacterias bucales causaban el trastorno o si la presencia de estas bacterias en el cerebro de los pacientes con demencia eran el resultado de sus dificultades para tener buenos hábitos de higiene.

Sin embargo, un estudio reciente sugiere que los malos hábitos de higiene oral podrían ser causantes del desarrollo de Alzheimer. En este sentido, se plantea que, como mecanismo neuroprotector ante la presencia de bacterias bucales, el cerebro aumenta la producción de la proteína β-amiloide, que forma las características placas en el cerebro de las personas con Alzheimer.

Investigadores descubren un nuevo objetivo para el tratamiento del Alzheimer

Higiene oral y demencia

Desde 1990, los científicos han planteado la posibilidad de que el Alzheimer tiene una causa infecciosa. En particular, el psiquiatra Stephen Dominy, luego de trabajar con un sinnúmero de pacientes con demencia, se dedicó a analizar la relación entre una bacteria, llamada P. gingivalis con la enfermedad de Alzheimer.

Así, descubrió que el tejido cerebral de muchos pacientes fallecidos con este tipo de demencia, estaban contaminados con P. gingivalis. Adicionalmente, en estudios posteriores, se encontraron restos del ADN de esta bacteria en el fluido espinal de pacientes vivos con Alzheimer.

No conforme con esto, se descubrió que los cerebros con una mayor cantidad de este tipo de bacterias también tenían una mayor cantidad de proteínas tau y otras sustancias asociadas a la demencia.

De esta manera, se puso sobre la mesa la posibilidad de que una mala higiene oral podría estar relacionada al Alzheimer. Sin embargo, los científicos han ido más allá y plantean que las bacterias bucales podrían ser causantes de este tipo de demencia.

Para llegar a esta conclusión, se llevaron a cabo varios experimentos. En uno de ellos, los investigadores frotaron las encías sanas de un grupo de ratones sanos con P. gingivalis, cada dos días por seis semanas, produciendo una infección.

Tras esto, al analizar el tejido cerebral de los ratones, se observaron niveles elevados de proteína β-amiloide, asociada al Alzheimer. Adicionalmente, en estudios posteriores, se encontró que estas bacterias dañan las proteínas tau, cuyas marañas pueden observarse en el cerebro de las personas con este tipo de demencia.

Las evidencias sugieren que las bacterias bucales podrían ser la causa del Alzheimer

De ser así, esto podría significar que mejorar los hábitos de higiene podría ser de ayuda para evitar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Para ir más allá, en otro experimento, los investigadores administraron un fármaco para eliminar la bacteria del cerebro de los ratones, lo que produjo una disminución de las proteína β-amiloide en el cerebro y la neurodegeneración asociada.

Aún más, en estudios piloto con voluntarios humanos, un medicamento similar mostró signos de mejorar las habilidades cognitivas en nueve participantes diagnosticados con Alzheimer. Por tanto, los investigadores se encuentran bastante seguros al afirmar que la bacteria P. gingivalis es la causa del Alzheimer.

Al respecto, se sugiere que la proteína β-amiloide podría actuar como un mecanismo de protección cerebral contra infecciones bacterianas. Sin embargo, la persistencia de esta respuesta protectora podría desencadenar la formación y acumulación de las placas de amiloide distintivas de la enfermedad.

Así limpian sus dientes muchas personas en el mundo

No obstante, hay escépticos que plantean que estas afirmaciones podrían no ser tan ciertas como parecen. En este sentido, alegan la existencia de otros estudios que han mostrado resultados contradictorios respecto al tema.

Aun así, la línea de investigación parece prometedora. Por tanto, los científicos tienen planificados otros estudios para corroborar sus planteamientos. Esto podría significar el diseño de mejores medidas preventivas en la lucha contra el Alzheimer.

Referencias:

  1. Porphyromonas gingivalis in Alzheimer’s disease brains: Evidence for disease causation and treatment with small-molecule inhibitors, (2019). https://www.doi.org/10.1126/sciadv.aau3333
  2. Chronic oral application of a periodontal pathogen results in brain inflammation, neurodegeneration and amyloid beta production in wild type mice. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0204941

Más en TekCrispy