La Financial Conduct Authority (FCA) del Reino Unido propuso ciertos lineamientos para la regulación de los criptoactivos en su jurisdicción.

La propuesta, publicada el miércoles, categoriza varios tokens digitales en tres categorías y sugiere que los mismos pueden pertenecer a una u otra en función de algunas reglas predeterminadas por la FCA, como inversiones específicas, instrumentos financieros o dinero electrónico.

Al explicar los motivos para dichos lineamientos, el regulador aseguró que los activos digitales conllevan ciertos riesgos inherentes para los inversionistas, por lo que es necesario clarificar qué está regulado y qué no en aras de moverse en un ecosistema apropiadamente regulado.

De acuerdo con el anuncio, los “tokens de intercambio”, tales como Bitcoin (BTC) y Litecoin (LTC) no son una inversión específica al no ser reconocidos de forma legal en el Reino Unido, además de su volatilidad en comparación con otros mecanismos de inversión como productos y moneda fiduciaria. En este sentido, la compra y venta de dichos tokens no cae bajo la jurisdicción de la FCA.

Por otra parte, los tokens de seguridades sí entran en la categoría de inversiones específicas, pues “son capaces de servir como instrumentos financieros bajo la definición del MiFID (Markets in Financial Instruments Directive II)”, de acuerdo con la FCA.

Por último, los “tokens de servicios” cumplen con los criterios de dinero electrónico en ciertas circunstancias, algo que no cae bajo la jurisdicción de la FCA.

Sin embargo, las stablecoins, es decir, los tokens anclados a monedas fiduciarias, podrían cumplir con la definición de dinero electrónico siempre y cuando estén respaldados por ciertos activos (incluyendo inversiones específicas), o potencialmente a través de algoritmos que mantengan el suministro del token.

Ahora, la FCA busca retroalimentación del público sobre esta propuesta de regulación antes del 5 de abril para proseguir con las mismas.

Escribir un comentario