Siguiendo los resultados de un estudio reciente, científicos sugieren las tasas de mutación en el ser humano han disminuido significativamente desde que la especie se separó evolutivamente de otros primates.

Así, tras comparar los cambios genéticos de varios primates con el ser humano, se encontró que las variaciones genéticas en el ser humano tienden a disminuir desde que se produjo la separación entre ambas especies. Esto pudiese aclarar ciertas interrogantes sobre el pasado del ser humano.

Así es como el caos celular fortalece nuestro sistema inmunológico

Cada vez son menos las mutaciones genéticas en el ser humano

Desde que se desarrolló el campo de la genética, muchos investigadores se dedican a estudiar exhaustivamente el material genético del ser humano. Todo ello se ha traducido en la capacidad de lograr mapear por completo nuestros genes, además de determinar las tasas a las que estos cambian.

Sobre la base de esto, se tiene un panorama bastante amplio respecto a las nuevas mutaciones que se producen en el ser humano cada cierto tiempo. Sin embargo, no se ha hecho lo propio con nuestros parientes más cercanos, los primates. En la misma línea, hasta el momento, se carecía de comparaciones en estos términos.

Ahora, un equipo de científicos adscritos a la Universidad de Aarhus se dedicó a recopilar información de padres e hijos de varios primates, entre los que se incluyen chimpancés, gorilas y orangutanes.

De esta manera, tras llevar a cabo una secuenciación genética del ADN fue posible conocer la cantidad de nuevas mutaciones que se produjeron en distintas generaciones. A partir de esta información, los investigadores compararon las tasas de mutaciones entre las distintas ramas del árbol genealógico de los primates.

En este caso, se descubrió que las tasas de mutación en las familias de simios sujetas a prueba mostraron un promedio de mutaciones genéticas hasta 150% superior al del ser humano. Asimismo, se sugiere que esta desaceleración inició hace unos 400.000 años, no mucho antes de la aparición de lo que sería el primer ser humano moderno.

¿Qué implicaciones tienen estos resultados?

En comparación, los genes de otros primates han mutado mas que los del ser humano.

En resumen, se descubrió que cada vez son menos las mutaciones genéticas que se producen en la especie humana, en comparación con otros primates. Esto podría tener implicaciones respecto a la comprensión de nuestro pasado evolutivo en atención a las variaciones genéticos.

Al respecto, se plantea que las mutaciones genéticas permiten identificar el momento en el que dos especies relacionadas fueron los últimos miembros de una misma especie. En este sentido, al llevar un seguimiento del ser humano moderno, podría decirse que el ultimo antepasado en común con nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, habitó el planeta hace unos 10 millones de años.

En concordancia, estudios sugieren que la división entre ambas especies ocurrió hace 13 millones de años aproximadamente. No obstante, otras mediciones genéticas han arrojado una fecha de hace cuatro millones de años atrás en la historia.

Ahora, los resultados podrían arrojar luz sobre estas discrepancias, pues representan una evidencia de que la separación ocurrió hace unos seis o siete millones de años.

Extensión de la vida útil a bajas temperaturas está controlada genéticamente

Finalmente, si bien aún no se tiene claridad respecto al fenómeno, los investigadores infieren que esto podría estar relacionado a nuestra pubertad de inicio tardío y al aumento de los periodos generacionales.

Sin embargo, los cambios en el entorno y las modificaciones en el estilo de vida podrían tener algo que ver. Por tanto, se esperan otros estudios que amplíen esta línea de investigación.

Referencia: Direct estimation of mutations in great apes reconciles phylogenetic dating, (2019). https://doi.org/10.1038/s41559-018-0778-x

Más en TekCrispy