Jp Morgan Chase

Smartrac, una firma de servicios digitales respaldada por la entidad financiera JP Morgan Chase, se asoció con la startup de blockchain SUKU Ecosystem, propiedad del ex ejecutivo de Deloitte Eric Piscini. Así lo informó SUKU a través de Twitter.

Hoy, nos complace anunciar nuestra última asociación con @SMARTRAC_NV, un líder mundial en soluciones #RFID y #IoT. ¡Estamos aún más entusiasmados de desarrollar las capacidades #SUKU y #Smartrac a través de esta colaboración de alta tecnología!” sostuvo la empresa en su cuenta de Twitter.

La Startup SUKU es una filial de otra empresa de blockchain propiedad de Piscini, Citizen Reserve. La misma proporcionará su plataforma para integrarse con la cadena de suministro de Smartrac. Por otra parte, Smartrac es una de las empresas más importante en el sector de tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) e internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Según un comunicado, “Smartrac es una importante empresa de cartera de JP Morgan y Alibaba recientemente adquirió una participación minoritaria para implementar soluciones de protección de marca mejoradas“.

Así pues, al asociación con Citizens Reserve busca ayudar a llevar la tecnología de Smartrac al mundo del blockchain, conectando el mundo digital y físico. La adición de blockchain a la cadena de suministro también proporciona una capa de seguridad y seguimiento.

Piscini, dijo que la nueva asociación apunta a resolver los principales problemas relacionados con la digitalización de la cadena de suministro. Dinesh Dhamija, CTO de Citizens Reserve, también comentó que: “La combinación de las capacidades de habilitación digital de Smartrac junto con la plataforma SUKU de Citizen Reserves proporcionará una identidad única para cada producto físico con una solución de cadena de suministro transparente y accesible“.

Deloitte es una firma de consultoría y auditoría miembro del grupo de las Big Four (las cuatros consultoras más importantes del mundo). JP Morgan Chase, con activos financieros de más de 2,4 billones de dólares, es actualmente la primera institución bancaria de Estados Unidos.