Holanda Crypto

Según una nota de prensa de un medio holandés, Pete Hoekstra, el Ministro de Finanzas de los Países Bajos, recibió asesoramiento oficial para que se introdujera un sistema de licencias para los servicios de relacionados con criptomonedas. Dicho sistema exigirá que las empresas entreguen información sobre sus clientes a las autoridades del país.

Específicamente, Hoekstra solicitó asesoramiento sobre las criptomonedas a la Autoridad de los Mercados Financieros de los Países Bajos y al banco central local, De Nederlandsche Bank, a principios del año pasado.

El artículo señaló que, a raíz de la caída de los precios de los criptoactivos, y de una menor euforia colectiva respecto al tema, las acciones enfocadas a proteger a los inversores se han vuelto menos urgentes en el país. Como consecuencia, se ha puesto un mayor énfasis en la prevención del lavado de dinero y la financiación del terrorismo a través de las criptomonedas.

En este sentido, la Unidad de Inteligencia Financiera de Holanda notó que el número de transacciones inusuales con criptomonedas ha aumentado de un promedio de 300 a hasta 5,000 por año.

Así es Libra, la criptomoneda de Facebook que llegará en 2020 a 1.7 billones de usuarios

Según el artículo, el sistema de licencias propuesto exigiría que los Exchanges de criptografía y los proveedores de Wallets supervisen las transacciones de sus clientes e informen a las autoridades sobre actividades sospechosas. Asimismo, los intercambios también deberán recopilar y almacenar información sobre sus clientes para poder entregarla a las autoridades en caso de una investigación.

Por otra parte, el banco central de los Países Bajos anunció que las empresas se someterán a pruebas antes de que se les otorgue la licencia para comprobar que son capaces de recopilar los datos de los usuarios.

Las críticas al proyecto de ley no se han hecho esperar. Richard Kohl, miembro de la junta de la Fundación Bitcoin Nederland, ha declarado que la medida es “dramática para las empresas jóvenes e innovadoras“, definiendo las nuevas regulaciones como un gran paso atrás para la innovación local.

Más en TekCrispy