La antivacunación, una postura en la que las personas se muestran renuentes o se niegan a vacunarse a sí mismas o a sus hijos, es una tendencia creciente entre quienes temen resultados adversos de salud a causa de las inmunizaciones, como el riesgo (inexistente) de autismo.

Esta incertidumbre colectiva ha cobrado un impulso tal que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera oportuno calificar la antivacunación como una de las 10 amenazas para la salud mundial en el año 2019, junto con otros peligros más establecidos, como la contaminación del aire y la resistencia bacteriana a los medicamentos.

Este descubrimiento podría ser un arma “eco-amigable” para combatir la malaria

Aumento preocupante

Si bien las tasas generales de inmunización son altas, el número de niños pequeños que no reciben algunas o todas las vacunas recomendadas está aumentando. Datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades muestran un aumento preocupante desde el año 2000.

La OMS afirma que gracias a la vacunación, la humanidad ha logrado avances significativos en lo que respecta a la salud mundial en las últimas décadas.

De acuerdo a estas cifras, el 1,3 por ciento de los niños nacidos en 2015 en Estados Unidos no recibió ninguna vacuna recomendada, frente al 0,9 por ciento registrado en 2011 y el 0,3 por ciento en 2001.

Las razones para esto son variadas, pero la OMS enumera la complacencia, los inconvenientes en el acceso a las vacunas y la falta de confianza como factores que impulsan esta tendencia.

La OMS expresa que el contingente antivacunas se ha vuelto lo suficientemente significativo como para amenazar con deshacer una gran cantidad de avances en la eliminación de enfermedades prevenibles por vacunación.

Amenaza para la salud mundial

Como ejemplo, la OMS apunta al aumento del sarampión, cuyas tasas de prevalencia aumentaron recientemente en un 30 por ciento en todo el mundo.

En los últimos años, el movimiento antivacunas ha sido una tendencia creciente.Si bien la antivacunación no es la única razón para esto, la OMS señala que países que estuvieron cerca de eliminar por completo el sarampión, están experimentando un resurgimiento de la enfermedad.

Según la OMS, la humanidad ha logrado avances significativos en las últimas décadas en lo que respecta a la salud mundial: la esperanza de vida ha aumentado en muchas partes del mundo, la poliomielitis está al borde de la erradicación y, en comparación con 1990, 6 millones menos de niños menores de 5 años murió en 2016.

OMS declara emergencia internacional por epidemia de ébola en el Congo

Como una de las 10 amenazas mundiales para la salud que se propuso abordar en 2019, la OMS manifiesta que los trabajadores de la salud deben recibir un apoyo adicional para proporcionar información confiable sobre las vacunas, ya que suelen ser las figuras más confiables e influyentes en tales decisiones.

Junto a la antivacunación, las otras amenazas para la salud mundial en el año 2019 son (sin ningún orden en particular): la contaminación del aire y el cambio climático, las enfermedades no trasmisibles, una pandemia global de influenza, los entornos frágiles y vulnerables, la resistencia bacteriana, el Ébola y otros patógenos de alta amenaza, una débil atención primaria de salud, el dengue y el VIH.

Referencia: Ten threats to global health in 2019. World Health Organization, 2019. https://goo.gl/FDKg9q

Más en TekCrispy