Uno de los principales atractivos de las plataformas de Internet y redes sociales ha sido la amplia variedad de contenidos que ofrecen. En la gran mayoría de los casos, esta diversidad es posible porque dichas plataformas están libres de censura. Cuando una película tiene algún contenido polémico y es editada para evitar mostrarlo, gran parte de la audiencia se siente decepcionada.

Netflix es quizás la compañía de contenido multimedia en streaming más importante en la actualidad, y gran parte de su éxito se debe a la gran cantidad de contenido original que la plataforma ha incorporado a su catálogo de series y películas durante los últimos años.

Sin embargo, en países como La India, donde los gobiernos mantienen un régimen estricto con respecto a los contenidos que se distribuyen a través de Internet, se han presentado dudas con respecto al contenido sexualmente explícito que pudiera afectar a los niños o adolescentes en edad vulnerable.

Ante la posibilidad de ver censurada su plataforma, Netflix se ha unido a la decisión de los principales servicios de streaming que hacen vida en La India, y ha firmado un código de autocensura voluntaria, con el objetivo de definir los contenidos que no se permiten en su plataforma.

Según Reuters, el código establece que no se permitirá la difusión de cualquier contenido que no respete la bandera de La India o su emblema, promueva las relaciones sexuales entre hermanos (reales o simuladas), ofenda la religión, promueva el terrorismo, o haya sido prohibido por las leyes locales.

Aunque es un movimiento coherente para Netflix si desea mantener su negocio activo en La India, ha resultado sorpresivo entre los principales expertos de este sector, debido a que el contenido en línea actualmente no está sometido a ninguna legislación de censura en el país asiático. En La India, el contenido teatral y televisivo está bajo constante amenaza de multas y suspensión de licencias debido a leyes que impiden la libertad en la promoción de contenidos.

El nuevo acuerdo de autocensura en línea lleva por nombre ‘Código de Mejores Prácticas para Proveedores de Contenido Curado en Línea’, y su creación ha estado en proceso durante más de un año en manos de la Asociación de Internet y Móviles de La India (IAMAI).