Se plantea que la hidra es un animal inmortal.

La hidra es un pequeño animal con una asombrosa capacidad de regeneración. Específicamente, estos animales pueden regenerarse completamente a partir de un pequeño pedazo de su cuerpo. Ahora, estudiando la capacidad de regeneración de la hidra, un equipo de científicos podría haber descubierto una clave para desarrollar mejores tratamientos contra el cáncer.

En particular, los investigadores identificaron un gen que inhibe la regeneración de más de una cabeza en estos animales y que, según estudios previos, se activa promoviendo la proliferación de algunos tipos de cáncer en los mamíferos.

Nuevo malware altera tomografías para indicar que un paciente sano tiene cáncer

La capacidad de regeneración de la hidra

La hidra es un diminuto animal de agua dulce que, según se plantea, es inmortal. Esto se debe a que estos animales tienen la capacidad de regenerarse totalmente a partir de un pequeño trozo de su cuerpo.

Sin embargo, con tan solo un cambio genético, es posible que se desarrollen hidras monstruosas de muchas cabezas funcionales a lo largo de su cuerpo. Al menos, esto fue lo que logró un equipo de investigadores al analizar la capacidad de regeneración de estos animales.

El proceso de regeneración no resulta sencillo. Cada vez que esto ocurre, el organismo debe organizarse de forma que no se desarrollen partes adicionales del cuerpo. Así, al analizar este proceso, los investigadores descubrieron que un gen, llamado Wnt3 es importante para promover la regeneración de la cabeza en las hidras.

Específicamente, este gen activa un receptor y un activador genético, llamado beta-catenina / TCF que inicia el proceso de formación de la cabeza.

Sin embargo, aún faltaba por identificar el mecanismo de control molecular de este gen que funciona para inhibir el crecimiento de cabezas adicionales. Por tanto, los investigadores se dedicaron a analizar qué genes se activaban en mayor medida cuando se iniciaba el proceso de regeneración de la cabeza.

Así, se identificaron tres genes particulares: Wnt3, Wnt5 y Sp5. Para ir más allá, los investigadores diseñaron genéticamente a un grupo de hidras que no expresaban el Sp5. Luego de esto, se observó que el 100% de estos animales empezaron a desarrollar cabezas adicionales completamente funcionales.

¿Qué tienen por decir estos pequeños monstruos sobre el cáncer?

Con tan solo un cambio genético, es posible que se desarrollen hidras monstruosas de muchas cabezas funcionales a lo largo de su cuerpo.

Tras llevar a cabo el experimento, se descubrió que, mientras el gen Wnt3 participa en la activación de los mecanismos asociados a la regeneración de la cabeza en las hidras, el gen Sp5 inhibe su funcionamiento, evitando que crezcan cabezas adicionales.

A grandes rasgos, el gen Sp5 se une a Wnt, evitando que este gen encuentre y se una a la beta-catenina / TCF. De esta manera, se produce la regeneración de una sola cabeza, en lugar de varias.

Finalmente, más allá de lo curioso que pueda resultar el desarrollo de pequeños monstruos de varias cabezas en el laboratorio, los investigadores aseguran que los resultados podrían tener importantes implicaciones para la salud humana.

¿Cómo pueden ayudar los genes del gran tiburón blanco a combatir el cáncer en humanos?

En este sentido, el gen Wnt3 participa en varios procesos orgánicos de los mamíferos. Específicamente, este gen participa en el desarrollo embrionario y estudios sugieren que representa un conductor importante en algunos tipos de cáncer. De esta manera, la manipulación del gen Sp5, podría funcionar para evitar la proliferación de esta enfermedad.

No obstante, hacen falta muchas más investigaciones para que estos resultados puedan ser aplicados a nivel clínico.

Referencia: An evolutionarily-conserved Wnt3/β-catenin/Sp5 feedback loop restricts head organizer activity in Hydra, (2019). https://doi.org/10.1038/s41467-018-08242-2

Más en TekCrispy