La creatividad es una capacidad importante en diferentes ámbitos de nuestra vida. Así, contrario a lo que se piensa, esta habilidad no es solo importante para aquellos dedicados a las artes. Por ejemplo, cuando se nos presenta un problema, debemos ser lo suficientemente creativos como para pensar en todas las posibles soluciones y poner en marcha la más idónea.

Sin embargo, los bloqueos de creatividad son bastante frecuentes. En estos casos, se ve limitada nuestra capacidad de interpretar los eventos de distintas y formas e idear formas innovadoras de hacerle frente a las dificultades cotidianas.

La buena noticia es que esto tiene solución. Al respecto, los expertos plantean que, para potenciar nuestras habilidades creativas, debemos permitir que nuestra mente divague. Te presentamos algunas recomendaciones.

Pensamiento y creatividad

La creatividad depende de nuestras capacidades de pensamiento. A grandes rasgos, el ser humano piensa de dos maneras distintas. La primera de ellas es el pensamiento focalizado. Cuando pensamos de forma focalizada, centramos toda nuestra atención en un tema particular, ignorando cualquier posible distracción.

En este sentido, cuando pensamos de esta manera, nuestra mente se enfoca en un tema específico. Este tipo de pensamiento es de suma importancia cuando tenemos un problema específico que debe ser solucionado de forma inmediata.

En la misma línea, el pensamiento focalizado es el tipo de pensamiento que se pone en marcha ante situaciones de estrés. Por ejemplo, ante la ocurrencia de un incendio, olvidamos todo lo que pueda estar pasando en el mundo y nos enfocamos en solucionar esta emergencia.

Sin embargo, esta clase de pensamiento puede obstaculizar la creatividad. Más bien, cuando debemos resolver un problema que nos exige ser creativos, los expertos recomiendan dejar que nuestra mente divague libremente.

Cuando se nos presenta algún problema, solemos centrarnos en este para encontrar la mejor solución. Sin embargo, este patrón de pensamiento puede limitar nuestra creatividad, lo que representa un obstáculo a la hora de desarrollar soluciones innovadoras.

Al respecto, los expertos aseguran que esta clase de problemas se resuelven de mejor manera si dejamos que la mente divague. Pensar de esta manera implica dejar que nuestra mente salte de un tema a otro libremente. A continuación, te presentamos algunas recomendaciones que te ayudaran a pensar de mejor manera para potenciar la creatividad.

¿Cómo estimular la creatividad?

Al dar un paseo, nuestra mente se relaja y podemos pensar de forma más creativa.

Cuando dejamos que nuestra mente divague, nos liberamos de ataduras que pueden limitar nuestra capacidad creativa. A grandes rasgos, esto implica dejar que nuestra mente salte de un tema a otro, sin centrarse en ninguno en específico y en ausencia de objetivos particulares. Muchos dirían que se trata de soñar despiertos.

Al respecto, los expertos aseguran que se trata de una buena estrategia para potenciar la creatividad. De hecho, se plantea que las soluciones más creativas suelen aparecer en el baño, en la cama y en el camino a la casa. Esto ocurre debido a que en estos lugares solemos dejar que nuestra mente divague sin restricciones, ya que no estamos ocupados en ninguna tarea importante.

Bajo esta premisa, las mejores recomendaciones para potenciar la creatividad giran en torno a hacer que el fracaso sea imposible, tomar un descanso y cambiar de perspectiva.

Hacer que el fracaso sea imposible

La mayoría de las veces, el miedo al fracaso es el principal obstáculo que atenta contra nuestra creatividad. Sin embargo, podemos hacer que el fracaso sea imposible. De esta manera, es posible disfrutar de un mejor estado de tranquilidad, lo que potencia la creatividad.

Para lograrlo, debemos cambiar nuestra forma de pensar. Entonces, en lugar de considerar que nuestros problemas son de vida o muerte, podemos tomar cada situación como un experimento. De esta manera, en lugar de pensar “debo solucionar esto”, podemos pensar “voy a ver si esto funciona”.

Se trata de adoptar un patrón de pensamiento más relajado, eliminando el fracaso de todos los posibles resultados.

Tomar un descanso

El trabajo excesivo y las aspiraciones de perfección limitan nuestras capacidades creativas. Así, cuando nos centramos en resolver un problema y no descansamos hasta verlo solucionado, agotamos nuestros recursos mentales; entre ellos, la creatividad.

En estos casos, la mejor solución es tomar un descanso y alejarnos del problema. Así, se sugiere dar un paseo o tomar una siesta. Aún más, diversas investigaciones han demostrado que el sueño favorece un mejor estado mental, lo que resulta crítico para la creatividad.

Por su parte, caminar y hacer ejercicio permite disfrutar de una mayor sensación de bienestar y ayuda a relajar el pensamiento. Teniendo esto en cuenta, ambas opciones representan una buena estrategia para estimular el pensamiento creativo.

Cambiar de perspectiva

Finalmente, los expertos recomiendan cambiar de perspectiva para solucionar un problema de forma creativa.

Cuando nos centramos en un solo tema, nos adherimos en una rutina mental que limita nuestras potencialidades. Sin embargo, cambiar de escenario puede lograr que veamos las cosas de distinta manera, estimulando la creatividad.

De forma concreta, ante bloqueos creativos, se sugiere ir a lugares que proporcionen bienestar y felicidad. Al hacer esto, nuestra mente estará en el mejor de los estados para idear soluciones innovadoras y ver los problemas desde una perspectiva diferente.

Referencias:

  1. Primary process thinking and creativity. http://dx.doi.org/10.1037/0033-2909.88.1.144
  2. Understanding the relationship between mood and creativity: A meta-analysis. https://doi.org/10.1016/j.obhdp.2008.04.001

Escribir un comentario