El 2018 fue sin duda el año de la publicidad segmentada en las aplicaciones. Numerosas compañías de tecnología se vieron involucradas en varios escándalos relacionados con la venta de los datos de sus usuarios sin su consentimiento para que otras compañías pudieran emplearlos con fines publicitarios.

Una de estas compañías es Facebook, que tuvo un año bastante desafortunado por haber quedado al descubierto sobre el uso de los datos de sus usuarios. Sin embargo, a pesar de estar prácticamente en todos los titulares de 2018, aún existe una gran porción de usuarios que desconocen estas prácticas.

Al menos 74% de los usuarios de Facebook no tiene conocimiento de que la compañía tiene una agenda oculta, con la que pretende lucrarse con publicidad segmentada. El estudio, realizado por el Centro de Investigación Pew, también destaca que la mayoría, específicamente 51% de los usuarios, expresó su incomodidad por la recopilación de datos con tales fines.

Los investigadores realizaron una encuesta con una muestra de 963 usuarios estadounidenses de Facebook de más de 18 años. De esa cantidad de entrevistados, 88% dijo haber encontrado material que la sección de preferencias publicitarias generó para ellos, mientras que 27% expresó no haber encontrado nada que los representara.

¿Cómo es que Facebook logra saber todo sobre nosotros?

 

Facebook se dedica a evaluar todos nuestros pasos para poder saber qué tipo de personas somos y que gustos tenemos. Un ingenuo podría pensar que lo hace para personalizar la experiencia de esta red social, pero la verdad es que lo hace para vender esos datos a compañías que están interesadas en promocionarse. Al conocer más sobre sus prospectos, las compañías se ahorran muchísimo dinero al ir directamente a aquellos usuarios que podrían convertirse en clientes potenciales.

Esto es un hecho conocido desde hace mucho tiempo, al que Mark Zuckerberg respondió en su comparecencia ante el Senado de los Estados Unidos que los usuarios tienen “completo control” sobre la información que suben a la plataforma y sobre los datos que la compañía recopila para segmentar publicidad.

Perfiles sombra: una manera muy oscura de lucrarse sin que los usuarios lo sepan

Aunque muchos sitios lograron descifrar cómo se podía manejar la sección de preferencias publicitarias –hasta el punto de engañarlo–, Facebook sigue compartiendo nuestros datos a través de los llamados “perfiles sombra”. Estos son perfiles ocultos que contienen información nuestra a la que no tenemos acceso.

YouTube prueba mostrar dos anuncios consecutivos antes de cada video

En un artículo que publicamos en septiembre de 2018, hablamos sobre estos perfiles en el que destacábamos que:

“…Facebook es capaz de recopilar datos que el usuario ni siquiera ha proporcionado, sino que otras personas lo han hecho, lo cual representa una “capa oculta” (…) que es la fuente de estos perfiles sombra”.

Se trata de todo un misterio que Facebook no está dispuesto a revelar, pues es la mina de oro con la que obtienen las ganancias de su multimillonario negocio.

No solo tiene fines comerciales, sino también políticos

En el estudio de Pew también se encontró que Facebook categoriza a sus usuarios por tendencia política, afinidades culturales, étnicas y raciales. Este factor también le ha traído problemas con respecto a la discriminación publicitaria de las minorías, pero ese tema lo pueden leer en este enlace.

Según la categorización de Facebook, 51% de los usuarios tiene alguna afinidad política, de los cuales Pew halló que 37% de los usuarios se sintió identificado con esa asignación de esa tendencia. Por alguna razón esa categorización existe y no es precisamente para recomendarles noticias a sus usuarios.

El peor escándalo en el que la compañía de Mark Zuckerberg se vio involucrado en 2018 fue el de Cambridge Analytica, que de hecho fue el que lo llevó a comparecer ante el Senado. Luego de descubrir que Facebook había vendido de manera ilegal los datos de 87 millones de usuario, que más tarde se supo que fueron utilizados para la creación de mensajes para las elecciones presidenciales estadounidenses en 2016, inclinados hacia el Partido Republicano.

Para Facebook, estas prácticas se tratan de un mero procedimiento de la industria de la publicidad y consideran que al respecto se debe educar a los usuarios para entender cómo funciona la misma, específicamente “la publicidad basada en intereses” y cómo “protegen la información de las personas”.

Más en TekCrispy