El ser humano domesticó al perro hace unos 14.000 años. Sin embargo, aún no está claro si esto fue accidental o a propósito. Lo cierto es que, desde hace miles de años, perros y humanos han hecho equipo para lograr sus objetivos. No por nada, el perro se convirtió en el mejor amigo del hombre.

Sobre este tema, un estudio reciente sugiere que, desde el Neolítico, hace unos 11.500 millones de años aproximadamente, los perros han estado acompañando y ayudado al hombre a la hora de cazar sus presas.

Arqueólogos encuentran ciudad neolítica de 9,000 años cerca de Jerusalén

La larga historia de la importante relación entre perros y humanos

Tras llevar a cabo una investigación, un equipo de científicos sugiere que los seres humanos han valorado la capacidad de rastreo y caza de los perros desde mucho antes de lo que se pensaba anteriormente.

En este sentido, los investigadores, tras analizar una serie de huesos animales encontrados en la zona arqueológica de Shubayga 6, al noroeste de Jordania, sugieren que los perros estaban presentes en esta región desde hace unos 11.500 años, ayudando a los humanos a llevar a cabo sus labores de caza.

La investigación estuvo a cargo de Lisa Yeomans, una especialista en Zoología de la Universidad de Copenhague quien, junto a su equipo, ha estudiado la mencionada zona arqueológica desde hace unos seis años.

Así, tras analizar detenidamente un gran conjunto de huesos animales encontrados en Shubayga 6, se descubrió que una gran cantidad de estos presentaban signos de haber pasado por el tracto digestivo de otro animal.

Sin embargo, estos huesos son demasiado grandes como para haber sido tragados por humanos. Mas bien, todo parece indicar que estos huesos fueron digeridos por perros que compartían el espacio con los antiguos pobladores de la región.

Desde el Neolítico, los perros acompañan al hombre en sus labores de caza

Aún en la actualidad, muchos perros son entrenados para cazar junto a los humanos.

Previo a esta investigación, se creía que, en etapas iniciales del Neolítico, los perros se mantenían al margen de los asentamientos humanos para alimentarse de las sobras de sus presas. Sin embargo, estudios recientes sugieren que esta relación, que perdura hasta el día de hoy, inició mucho antes de lo que se creía.

En este sentido, los investigadores sugieren que, al menos en la zona estudiada, los perros se integraron de forma estrecha en todos los aspectos de la vida cotidiana de nuestros antepasados. Esto quiere decir que los canes tenían permitido vagar libremente, alimentarse de los trozos de comida descartada y hacer su vida libremente entre las personas.

Adicionalmente, se descubrió que existe una asociación probable entre la inclusión de los perros en la vida humana y un aumento de la cantidad de restos de liebres cerca del asentamiento. Estas eran las presas predilectas de los antiguos pobladores del asentamiento.

Así es como los perros impulsan la investigación del cáncer humano

Por tanto, los investigadores plantean que es posible que los perros hayan acompañado al hombre durante sus labores de caza. No obstante, esto también puede ser explicado en función de la adopción de otros métodos de casa.

Más allá de todo esto, los resultados no dejan de ser una prueba más de la importancia de los perros para la humanidad a lo largo de la historia. Por el momento, se esperan nuevos estudios que confirmen las hipótesis derivadas a partir de los hallazgos de los investigadores.

Referencia: Close companions: Early evidence for dogs in northeast Jordan and the potential impact of new hunting methods, (2019). https://doi.org/10.1016/j.jaa.2018.12.005

Más en TekCrispy