La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de EE.UU presentó el día de hoy una demanda ante un tribunal de Newark, New Jersey, donde acusa a nueve personas y firmas por supuestamente realizar transacciones por más de US$ 4.1 millones a  partir de información confidencial extraída ilegalmente de la base de datos de la agencia.

En el documento, la SEC afirmó que un grupo de individuos ucranianos, rusos y estadounidenses obtuvieron ingresos al usar datos no públicos hackeados del sistema de archivos electrónicos de la institución.

El hacker de nacionalidad ucraniana, llamado Oleksandr Leremenko, aparentemente anuló el sistema de autenticación del sistema electrónico de recopilación, análisis y recuperación de datos de la SEC (EDGAR) para tener acceso a los informes de ganancias de 157 compañías que no habían sido publicados. Dichos informes datan de 2016, específicamente del tercer trimestre del año. Stephanie Avakian, codirectora de la división de cumplimiento de la agencia, afirmó:

Los esquemas internacionales de piratería informática como el que denunciamos hoy representan un riesgo siempre presente para las organizaciones que poseen información valiosa (…) La acción de hoy muestra el compromiso y la capacidad de la SEC para desentrañar estos esquemas e identificar a los perpetradores incluso cuando operan desde fuera de nuestras fronteras.

Supuestamente, Leremenko compartió los datos robados con seis personas y dos compañías, que posteriormente utilizaron esta información para realizar inversiones. Artem Radchenko, un comerciante ucraniano, habría sido el colaborador de Leremenko en el reclutamiento de los comerciantes que utilizarían los datos. Ambos fueron acusados por el Departamento de Justicia (DoJ) de 16 cargos de fraude.

Hackers roban datos de tarjetas de crédito de plataformas de pago del Gobierno de EE.UU para venderlos en línea

Los inversionistas que se habrían beneficiado de los datos robados fueron David Kwon y Sungjin Cho, de California; Victoria Vorochek, Ivan Olefir e Igor Sabodakha, de Ucrania; y Andrey Sarafanov, ciudadano ruso. La compañía Capyield System, propiedad de Olefir, también fue acusada de colaborar con el esquema de fraude junto a la firma Spirit Trade Ltd.

Más en TekCrispy