XRP Classic (XRPC) es una nueva criptomoneda que apareció en Twitter y otros reconocidos sitios web de criptomonedas, levantando las alarmas de algunos miembros del ecosistema que consideran que puede ser una estafa.

Por eso, la comunidad de Ripple (XRP), reportó la “copia” de XRP, cuyo logo es exactamente igual al de Ripple pero en color naranja, siendo además un token ERC-20, de acuerdo con The Daily Hodl.

Asimismo, CoinMarketCap, el portal de rankings y referencia más importante del mundo de las criptomonedas también incluyó la criptomoneda en su sitio web.

Sin embargo, la capitalización total de mercado de la moneda no aparece en la web, pero se está moviendo de manos a unos US$ 0.000001 al momento de esta nota.

La moneda también aparece enlistada en Coingecko, otro sitio web de ranking de criptomonedas. La página menciona que XRPC está disponible en las casas de cambio Mercatox (XRPC/USDT), EtherFlyer (XRPC/ETH) y Token Store (XRPC/ETH), con un volumen total de trading de apenas US$ 198.52.

El supuesto whitepaper de XRP Classic no se ve para nada profesional a primera vista, pues su “misión” está llena de errores gramaticales y cuenta con símbolos que no encajan del todo.

Por eso, la comunidad de XRP en Twitter no tardó en alertar a sus similares:

@Alexcryptox comentó:

“¡Qué estafa es XRPClassic! ¿Por qué CoinMarketCap la incluyó en su lista? ¡Hagan retweet! Este es un excelente ejemplo del por qué necesitamos regulaciones para salvar a los demás de esto”.

@Cryptovonripple comentó:

“¡Wow! Esta es una estafa descarada. Bienvenidos al Twitter de las criptomonedas, amigos. ¡Solo hay y solo habrá una #XRP – ni siquiera Stellar Lumens (#XLM) podría hacer una copia decente”.

@AndrewTPCB, por su parte, buscó apoyo para el proyecto:

“Po favor apoyen mi criptomoneda #xrpclassic, pronto llegará a los US$ 2 por unidad #XRPCommunity xrpclassic.io”.

No cabe duda de que, si bien como comunidad el mundo cripto ha crecido muchísimo en los últimos años, la proliferación de proyectos poco serios y sin aplicación en el mundo real nos alejan cada vez más de la soñada adopción masiva de los activos  digitales.

Escribir un comentario