Tal y como fue planificado, el equipo de científicos del proyecto de Acceso Científico a los Lagos Antárticos Subglaciales (SALSA, por sus siglas en inglés), realizó la travesía extrema y logró acceder a uno de los entornos más desconocidos de la Tierra: el lago subglacial Mercer.

El propósito de esta expedición se centró en la recopilación de muestras del agua y sedimentos del fondo del lago, así como tomar imágenes inéditas del que pudiera ser el ambiente más aislado del planeta.

Siguiendo el plan

Después de las operaciones de perforación, el equipo de SALSA trabajó sin descanso para desplegar los instrumentos científicos y recoger muestras. Después de seis días de muestreo, el equipo obtuvo suficiente material como para realmente cambiar la forma en que se aprecia el continente antártico.

Operaciones de perforación en ejecución.

El investigador John Priscu, líder científico de la expedición, expresó:

“Una década de planificación y tres años y medio de preparación del proyecto, se redujeron a un período intenso de perforación en el lago subglacial Mercer. Pudimos abordar todos nuestros objetivos científicos para la temporada. Los datos y las muestras recopiladas nos han proporcionado otra visión del mundo subglacial antártico”.

Después de una semana desafiante de perforación, las operaciones científicas funcionaron muy bien una vez que se abrió el acceso. Los aspectos más destacados de la misión fueron recolectar un núcleo de sedimentos de 5 metros, el más profundo jamás capturado debajo del hielo de la Antártida Occidental, seis núcleos de sedimentos “perfectos” y seis botellas Niskin de 10 litros de agua del lago.

Collar de protección UV, el taladro de agua caliente y el pozo.

Posteriormente, los investigadores desplegaron el vehículo a control remoto SCINI ROV para explorar el entorno del lago y capturar las primeras imágenes del lago subglacial Mercer. Del mismo modo, en el transcurso de seis días, el equipo tuvo dos modelos de CTD exitosos que midieron la salinidad, la profundidad y la temperatura del agua.

Se encontró que el lago tiene una profundidad de 15 metros (50 pies) con una columna de agua dulce uniforme cuya cama se encuentra a 1.084 metros (3.566 pies) debajo de la superficie del hielo.

Misión cumplida

Los investigadores señalan que el extraordinario éxito del proyecto no hubiera sido posible sin la experiencia y dedicación del equipo transversal de SALSA que transportó los combustibles, equipos, laboratorios e instalaciones a más de 1.100 kilómetros hasta el campamento.

El equipo de científicos y todo el personal involucrado en el proyecto celebra el éxito de la misión.

Así mismo,  los investigadores hacen un reconocimiento al grupo de perforadores, que trabajó las 24 horas, técnicos marinos que ayudaron significativamente al dirigir y asistir a todas las operaciones científicas, y al personal del campamento que tanto apoyo brindó.

Los investigadores que participaron en este proyecto esperan que los estudios de laboratorio del agua y en particular los núcleos de sedimentos, ayuden a los científicos a aprender más sobre la actividad de la capa de hielo de la Antártida Occidental durante las últimos decenas de miles de años.

Pero más allá del entendimiento ampliado sobre nuestro planeta, el nuevo conocimiento sobre los entornos subglaciales, especialmente el hecho de que albergan un conjunto microbiano diverso, proporcionará información sobre el tipo de vida que pudo haber existido en Marte millones de años atrás.

Referencia: SALSA Celebrates Successful Mission at Mercer Subglacial Lake. Subglacial Antartic Lakes Scientific Access, 2019. https://goo.gl/W1JA6M

Escribir un comentario