Un juez de Mannheim, Alemania, ha desestimado uno de los tantos casos entre Qualcomm y Apple, afirmando que el iPhone no ha infringido ninguna de las patentes de administración de energía del fabricante de hardware, y que la demanda carecía de fundamento.

La patente en cuestión, llamada ‘EP2360270’, se basa en la administración de energía a través de los transistores, y data del año 2009. Qualcomm alega que fue utilizada sin licencia para la función de administración de energía de varios iPhone, incluyendo el iPhone 8. La decisión generó una rápida respuesta por parte de Qualcomm, cuyo vicepresidente ejecutivo y asesor general, Don Rosenberg, afirmó:

Apple tiene un historial de infringir nuestras patentes (…) no estamos de acuerdo con la decisión del tribunal de Mannheim y apelaremos.

A través de un comunicado enviado a la prensa, Apple expresó su satisfacción por la decisión del tribunal, agradeciendo a la corte por su tiempo y diligencia. Asimismo, lamentó que Qualcomm utilizara este caso para ‘desviar’ la atención del público sobre su supuesto comportamiento ilegal, el cual es el centro de diversas demandas en todo el mundo.

En diciembre, Qualcomm ganó un caso contra Apple en un tribunal de Múnich que le permitió imponer la prohibición de las ventas del iPhone 7 y el iPhone 8, porque aparentemente violaron patentes de Qualcomm sobre ahorro de batería en el móvil. En consecuencia, Apple retiró estos dispositivos de sus 15 puntos de venta minoristas en territorio alemán, aunque los modelos de iPhone más nuevos continúan vendiéndose.

Además de la prohibición en Alemania, Qualcomm ganó un caso en China a través del cual logró que se prohibieran algunos modelos de iPhone. Apple también ha impugnado este dictamen, y ha actualizado su sistema operativo iOS 12 a fin de favorecer a los usuarios del país asiático y permitir que continúen utilizando sus iPhone.

Actualmente, Qualcomm enfrenta una demanda antimonopolio en EE.UU, donde se le acusa de abusar de sus chips para móviles con respecto de otros competidores del mercado. Se espera que la decisión de este caso tenga un gran impacto en el sector de los smartphones.