Kubuntu 16 10 Beta Screenshot 750x422

Un empresario norteamericano sigue desaparecido a pesar de que su familia pagó a sus secuestradores una recompensa de casi US$ 950,000 en Bitcoin (BTC).

William Sean Creighton Kopko, propietario de una plataforma de apuestas por internet, fue secuestrado en Costa Rica en septiembre del año pasado, de acuerdo con un reporte de TVNZ.

La Policía en España y Costa Rica arrestó hasta a 12 individuos que se sospechaba estarían involucrados con el secuestro del norteamericano. No obstante, las autoridades de Costa Rica dicen que la víctima sigue desaparecida.

Después de que la familia de Kopko pagó una recompensa en Bitcoin, los secuestradores dejaron de comunicarse con ellos, desaparecieron, y posteriormente huyeron a Cuba.

A principios de noviembre de 2018, tres de los sospechosos regresaron a España, lo que alertó a las autoridades locales.

De esta forma, los tres sospechosos fueron aprehendidos en la ciudad de Zaragoza, después de que alquilara un apartamento.

Desafortunadamente, si bien la tendencia bajista del mercado ha alejado a las corporaciones y generado pérdidas de empleos a través de la industria, esto no parece que haya hecho que los criminales pierdan su interés en hacerse con las criptomonedas de los demás.

Recordemos, por ejemplo, que la semana pasada secuestradores en Noruega demandaban 10 millones de dólares en Monero (XMR) para devolver con vida a la esposa de uno de los hombres más ricos del país.

Asimismo, un hombre sudafricano conocido como ‘Andrew’, fue engañado para reunirse con personas que aseguraban que querían aprender sobre Bitcoin y criptomonedas, para luego descubrir que los supuestos estudiantes eran criminales que lo torturaron hasta que les entregó sus credenciales de acceso a sus cuentas de criptomonedas.

Si bien los crímenes cibernéticos siguen proliferando en la industria, muchos grupos criminales han apelado a técnicas más “clásicas” para intimidar a sus víctimas y robar sus activos digitales.