El trastorno afectivo estacional es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por el desarrollo de un cuadro depresivo durante determinadas estaciones del año; este trastorno se desarrolla principalmente durante el invierno.

Si bien se desconocen las causas de este trastorno, un estudio reciente sugiere que el color de los ojos podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de este tipo de depresión. En líneas generales, se encontró que las personas con ojos marrones son más propensas a sufrir del trastorno afectivo estacional, en comparación con las personas de ojos claros.

Las papas pueden sufrir de depresión, pero los científicos saben cómo evitarla

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

El trastorno afectivo estacional es uno de los trastornos del estado de ánimo menos comprendidos por los científicos. De hecho, algunos expertos se niegan a aceptar que se trata de un fenómeno real.

Aun así, el trastorno afectivo estacional es una forma reconocida de depresión clínica que suele manifestarse principalmente durante los meses de invierno. De acuerdo a estimaciones, 8% de las personas en el Reino Unido cumplen con los criterios diagnósticos para esta condición.

Por su parte, 21% de esta misma población experimenta síntomas más leves de este cuadro. A pesar de la recurrencia de este trastorno, aún no existe un consenso respecto a sus causas.

En este sentido, se plantea que esta afección se desarrolla debido a la disminución de la exposición a la luz solar durante los meses de invierno. Sin embargo, esta teoría no se ha comprobado científicamente en su totalidad.

Por otro lado, se propone que la depresión ocurre como resultado de interrupciones del ritmo circadiano tras el acortamiento de los días durante el invierno.

Asimismo, se ha planteado que este trastorno se desarrolla debido a desequilibrio entre la serotonina y la melatonina. En este caso, durante el invierno, algunas personas podrían incrementar sus niveles de melatonina, lo que las hace propensas a sentirse letárgicas, melancólicas y deprimidas.

No obstante, aún no se tiene certeza sobre las causas de este tipo de depresión. Según los expertos, este trastorno podría ser el resultado de la interacción de distintos factores, como los mencionados anteriormente. Al respecto, un estudio reciente podría arrojar luces sobre este fenómeno.

El color de los ojos podría influir sobre el riesgo de desarrollar depresión

Las personas de ojos oscuros podrían ser más vulnerables a desarrollar trastorno afectivo estacional.

Recientemente, un equipo de investigadores descubrió que el color de los ojos de las personas puede ser un factor de riesgo para el desarrollo del trastorno afectivo estacional. Para concluir esto, los científicos trabajaron con 175 participantes a quienes se les aplicó una encuesta.

De esta manera, se observó que las personas con ojos oscuros mostraban niveles más altos de este tipo de depresión que las personas de ojos claros o azules. En pocas palabras, se sugiere que las personas de ojos oscuros podrían ser más vulnerables a la depresión que las personas de ojos claros.

Sobre esto, los investigadores plantean que la vulnerabilidad a los trastornos afectivos podría estar relacionada a la cantidad de luz que los ojos de una persona pueden procesar.

Depresión y sensibilidad a la luz

La cantidad de luz que es procesada a nivel cerebral influye sobre la secreción de hormonas, como la oxitocina y la melatonina, que participan en la regulación de procesos biológicos como el hambre, el sueño, entre otros.

Así, a medida que el cerebro procesa una mayor cantidad de luz, la secreción de melatonina disminuye. Estudios previos han demostrado que niveles altos de melatonina se relacionan al desarrollo de la depresión.

Pasar mucho tiempo en redes sociales puede hacerte sentir solo, según estudio

En este sentido, las personas de ojos claros tienen una mayor sensibilidad a la luz en comparación con las personas de ojos oscuros. Por esta razón, es más probable que las personas de ojos oscuros secreten más melatonina, lo que representa un factor de riesgo para la depresión.

Sin embargo, los investigadores plantean que existen otros factores que influyen sobre el fenómeno. Por tanto, se recomiendan otros estudios a fin de desarrollar una comprensión más exhaustiva de este, lo que podría significar el desarrollo de medidas preventivas y de tratamiento dirigidas a disminuir la incidencia del trastorno.

Referencia: Depressive symptomatology differentiates subgroups of patients with seasonal affective disorder. https://doi.org/10.1002/da.1083

Más en TekCrispy