La evidencia sugiere que las Basilosaurus Isis se alimentaban de otras ballenas.

Solemos pensar que las ballenas son animales tranquilos y pacíficos. Sin embargo, es posible que hace unos millones de años esto no fuese así. Según los resultados de una investigación reciente, todo parece indicar que las ballenas prehistóricas se alimentaban de otras ballenas.

En este sentido, investigadores encontraron restos de una ballena en el interior del fósil de una antigua ballena más grande. El descubrimiento sugiere que, en el pasado, las ballenas podrían ser un tanto más agresivas de lo que se consideraba.

Las almejas fosilizadas alojan un secreto extraterrestre

Enormes ballenas se alimentaban de ballenas más pequeñas

En el 2010, se descubrieron los fósiles de una antigua ballena de 15 metros llamada Basilosaurus Isis. Adicionalmente, en las zonas circundantes al descubrimiento, se identificaron restos de tiburones, peces y especímenes juveniles de una especie de ballenas más pequeñas, llamada Dorudon atrox.

Hasta ahora, los científicos pensaban que la cercanía entre estos fósiles se debía a que los animales compartían hábitat. Sin embargo, un estudio reciente sugiere que, más bien, los otros animales habían sido presa del B. isis.

Esta especie de ballena era una criatura temible que habitó el planeta hace unos 34 y 38 millones de años atrás en la historia, pudiendo alcanzar una longitud de entre 15 a 18 metros. Casi el doble de una orca y con un tamaño aproximado al de una ballena jorobada.

Adicionalmente, estas ballenas se caracterizaban por su hocico largo, armado con incisivos puntiagudos y dientes afilados. No obstante, hasta ahora se desconocían sus cualidades de depredadora.

El valle de las ballenas

Así lucía el Dorudon atrox.

Los restos de esta antigua ballena fueron descubiertos en Wadi Al-Hitan, una zona al suroeste de El Cairo, en Egipto, conocida por ser el valle de las ballenas. Esta localidad fue decretada como Patrimonio de la Humanidad dada la cantidad de fósiles de ballenas que se encuentran en el área.

Si bien en la actualidad se trata de un valle seco, en el Eoceno, este valle era un mar poco profundo frecuentado por todo tipo de criaturas marinas. Así, cuando se encontró el fósil de B. isis, se descubrieron otros fósiles, tanto de tiburones, como de ballenas jóvenes y diferentes peces.

En un principio, fue difícil determinar si B. isis era carroñera o depredadora. No obstante, analizando las marcas en los esqueletos circundantes, se descubrió que esta ballena era una cazadora activa.

Investigadores identifican un ave gigante en Crimea

De esta manera, las marcas de mordedura en los huesos del cráneo de D. atrox representan la primera evidencia directa de que esta especie de ballenas formaban parte de la dieta de B. isis. Por tanto, se sugiere que la Basilosaurus isis era depredadora.

Al respecto, los investigadores sugieren que, en lugar de ser carroñeras, estas ballenas eran depredadoras y cazaban de forma similar a lo que hacen las orcas modernas. Tal como vemos, incluso hace unos 35 millones de años, los océanos eran lugares tan peligrosos y majestuosos como los conocemos actualmente.

Referencia: Stomach contents of the archaeocete Basilosaurus isis: Apex predator in oceans of the late Eocene, (2019). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0209021

Más en TekCrispy