De acuerdo con un reporte de The Guardian, SCL Elections, la empresa matriz de Cambridge Analytica confirmó haber violado la Ley de Protección de Datos de Reino Unido (GDPR), al no cumplir con una notificación emitida por el ente regulador.

Según la fuente, la compañía SCL debió cancelar una multa valorada en 15,000 euros en Reino Unido, por no cumplir con la notificación de la Oficina del Comisionado de Información, donde se le ordenaba entregar los datos que filtró de un reconocido académico estadounidense en un plazo de 30 días.

Este hecho se produjo luego que la compañía confirmara tener en un poder los datos de 240 millones de personas de EE.UU, utilizados para crear un perfil de votante durante la campaña presidencial de Donald Trump, entre estos los del profesor David Carroll.

En este sentido, el profesor, al saber que Cambridge Analytica había filtrado sus datos, decidió presentar un SAR (Solicitud de Acceso a Datos) en 2017, un recurso establecido por la ley de Reino Unido para que las personas afectadas soliciten los datos ante cualquier compañía por la que se haya sentido amenazado.

Aunque la empresa respondió la solicitud, solo envió datos parciales del profesor, por lo que Carroll decidió emitir una demanda ante el ICO que introdujo la notificación a SCL Elections.

Esto es una muestra e incentivo para que otros usuarios que se vieron afectados por la violación de datos de Facebook emitan su petición ante los entes para hacer valer sus derechos.

La comisionada de información, Elizabeth Denham declaró: “Esta acusación, la primera contra Cambridge Analytica, es una advertencia de que hay consecuencias por ignorar la ley. Donde quiera que viva en el mundo, si una compañía del Reino Unido procesa sus datos, se aplican las leyes de protección de datos del Reino Unido”.

De acuerdo con The Daily Beast, en la audiencia de hoy, en la corte de magistrados de Hendon, se informó que los administradores de Cambridge Analytica y sus compañías relacionadas proporcionaron contraseñas relevantes al ICO.

Aunque los resultados tras la declaración de SCL y la demanda de Carroll son favorables, dado que la compañía asumió su falta, esto genera cierta preocupación y descontento al profesor, pues le “resulta raro” que la empresa haya decidido admitir su falta antes que entregar todos los datos filtrados.