Lo que ha estado resonando desde la semana pasada como la mayor filtración de datos en la historia de Alemania ya tiene un presunto responsable. Un estudiante de 20 años confesó ser el autor del ataque doxxing en contra de la canciller Angela Merkel y otros 400 funcionarios del gobierno alemán.

Según indica el New York Times, el fiscal general Georg Ungefuk afirma que durante el interrogatorio realizado al sospechoso no identificado – capturado el día domingo 06 de enero – este confesó haber actuado en solitario y haber espiado, y publicado de manera ilegal los datos.

Con respecto al motivo para cometer el acto delictivo, el fiscal Ungefuk comenta que, según las palabras del sospechoso, este actuó por enojo que fue ocasionado por ciertas declaraciones públicas de las víctimas. Siguiendo con el reporte del fiscal, los oficiales policiales registraron la casa del sospechoso, quien vive con sus padres en el estado de Hesse.

Los oficiales registraron la casa del hombre, un estudiante que vive con sus padres en el estado central de Hesse, el domingo, dijo el Sr. Ungefuk.

El caso ha estado en boca de todos desde la semana pasada, cuando por primera vez los usuarios de las redes sociales – en especial Twitter – conocieron la tarea que el atacante realizó por un mes, quien se tomó el tiempo necesario para recopilar y luego difundir la información personal de artistas, figuras de los medios, políticos – entre ellos la canciller Merkel­ –.

Twitter mejora su función de reportes de acoso para que el usuario obtenga una respuesta rápida

Entre la información se encontraban direcciones de correo electrónico, correspondencia privada, datos de tarjetas de crédito, documentos de importancia, información familiar y fotocopias de tarjetas de identificación personales.

Las especulaciones en torno al hecho se hicieron notar en cuento la información del caso dio a conocer que aunque las filtraciones fueron motivadas políticamente, el único partido que no fue atacado fue el de derecha.

Sin embargo, divagar puede tomar todo un día – y hasta más tiempo –, pero los detalles exactos aún son desconocidos. No obstante, las autoridades parecen estar confiadas con la confesión del sospechoso. Según Bloomberg, el sospechoso también le proporcionó información que guarda relación con otros delitos.

Por su parte, Horst Seehofer, el ministro del Interior alemán, aseguró a los medios que el ministerio se dará la tarea de redactar una nueva legislación para resguardar la privacidad de la comunidad. Aunque existen conclusiones variadas, ya que la ministra de Justicia del país, Katarina Barley, le afirmó al New York Times que tan solo se está examinando la posibilidad de volver más estrictas las leyes, para entender si esto tiene sentido y si es necesario.

Más en TekCrispy