Con motivo de la CES 2019, la firma de coches autónomos Continental Corporation presentó su visión de cómo los coches autónomos pueden desplegar robots de forma automática para facilitar las entregas de paquetes.

En vez de depender de un solo coche para entregar alimentos u otros productos, la idea de ‘robots en cascada’ de la compañía incorpora pequeños robots de entrega inspirados en perros a un coche autónomo grande, al estilo camioneta. Estos pequeños robots se desplazarían de forma autónoma desde el coche a cualquier lugar donde debe ser entregado el paquete, tal y como se observa en nuestra imagen principal.

Según Continental, la finalidad de este proyecto y de la idea en general es destacar las zonas de la ciudad donde la autonomía de la Inteligencia Artificial (IA) puede ser implementada, más allá de los conceptos innovadores de la actualidad.

Las furgonetas autónomas de entrega de paquetes ya no son algo aberrado, y el Estado de Arizona, en EE.UU, es una prueba fiel de ello. Sin embargo, cuando la furgoneta llega a su destino, sigue siendo necesaria la presencia de un repartidor humano que agarre las bolsas y las lleve a la tienda u hogar de destino. La idea de Continental es eliminar la necesidad de un repartidor humano, reemplazándolo con pequeños robots con forma de perros.

Según Jeremy McClain, director de sistemas y tecnologías de Continental para América del Norte, dijo en un comunicado:

Los desafíos para un robot de entrega son paralelos a lo que ya resolvemos en vehículos automatizados (…) Además, los robots de entrega requerirán una tecnología tan avanzada y robusta como nuestras soluciones automotrices.

Cada día es más evidente que la autonomía impulsada por la IA tiene el potencial para modificar radicalmente el sector de la logística. En este sentido, los coches autónomos de entregas no solo se limitan a una jornada laboral de 8 horas como los trabajadores humanos, lo que mejorará considerablemente el ritmo de las entregas y elimina el tráfico en la carretera durante el tiempo de viaje.