Para muchas personas, las mascotas han cobrado tal importancia que se les considera como un miembro más de la familia. Al respecto, muchas investigaciones han demostrado los beneficios de tener una mascota.

Así, se tienen evidencias que permiten afirmar que tener mascotas es beneficioso para las personas. Sobre este tema, además de los beneficios individuales que pueden obtenerse por tener un animal de compañía, se sugiere que tener mascotas puede hacer de nuestras comunidades un mejor lugar para vivir.

Aumentan los índices de cáncer relacionado a la obesidad entre los millennials

Bienestar físico y emocional

Los dueños de mascotas disfrutan de un mejor estado de salud tanto física como emocional.

A nivel individual, diversas investigaciones han demostrado que las mascotas pueden beneficiar a sus dueños en diferentes formas. Por ejemplo, estudios sugieren que tener un perro de mascota disminuye los riesgos de desarrollar asma y diversos tipos de alergia.

En la misma línea, se ha observado que tener mascotas disminuye los riesgos de padecer enfermedades cardíacas y reduce los niveles de estrés. Aún más, tener una mascota implica un aumento importante de la actividad física, lo que mejora la salud.

De hecho, se ha descubierto que cuando los humanos comparten tiempo de calidad con sus mascotas, aumenta la secreción de neurotransmisores asociados a la sensación de placer y bienestar, tales como la beta-endorfina, la oxitocina y la dopamina.

Aún más, según los resultados de un estudio, los dueños de mascotas tienen un 15% menos de probabilidades de tener que asistir a consultas médicas por problemas de salud.

Por otro lado, en el plano psicológico, se tienen evidencia de que el apego hacia las mascotas ayuda a desarrollar vínculos emocionales en las personas y favorece el bienestar emocional.

A este respecto, se ha observado que los niños que tienen mascotas desarrollan una mejor capacidad de empatía y niveles más altos de autoestima en comparación con aquellos que no tienen mascota. No obstante, los beneficios de tener una mascota trascienden de lo individual y pueden abarcar la sociedad entera.

Las mascotas son beneficiosas para la sociedad

Las mascotas favorecen la consolidación de comunidades más unidas.

En primer lugar, es importante comprender que personas sanas y felices conforman comunidades sanas y felices. Por tanto, los beneficios individuales de tener una mascota van más allá de lo individual e incluyen a la sociedad.

Por ejemplo, los dueños de mascotas suelen involucrarse en actividades comunitarias en las que comparten con otras personas que también tienen mascotas. De esta manera, un animal de compañía puede significar el desarrollo de conexiones con otras personas e importantes redes de apoyo.

Comer cereal no te va a dar cáncer, aunque tenga acrilamida

En pocas palabras, pasear a un perro implica que las personas salen de sus espacios privados, lo que las hace interactuar de forma más amena con quienes les rodean. En la misma línea, las redes sociales que se desarrollan sobre la base de la preocupación compartida por el bienestar animal implican interacciones de calidad entre seres humanos.

Esto significa que las mascotas pueden ayudar en el desarrollo y consolidación de comunidades que potencian el bienestar de las personas. Por esta razón, los expertos aseguran que la relación entre humanos y animales, además de ser importante para mejorar la salud, tiene el potencial de mejorar el bienestar de la sociedad en su totalidad.

Referencias:

  1. The pet connection: Pets as a conduit for social capital?. https://doi.org/10.1016/j.socscimed.2005.01.017
  2. Pets’ Impact on Your Patients’ Health: Leveraging Benefits and Mitigating Risk.  https://doi.org/10.3122/jabfm.2015.04.140254
  3. Pet ownership and survival in the elderly hypertensive population. https://www.doi.org/10.1097/HJH.0000000000001214
  4. Pets and Human Health in Germany and Australia: National Longitudinal Results. https://www.doi.org/10.1007%2Fs11205-005-5072-z
  5. The Association of Pet Ownership and Attachment with Perceived Stress among Chinese Adults. https://doi.org/10.1080/08927936.2018.1505269

Más en TekCrispy