El ronroneo del gato doméstico es bien conocido para la mayoría de las personas. Sin embargo, para los científicos no está claro si todas las especies de felinos, incluyendo tigres y leones, emiten este sonido.

Tal como veremos más adelante, el ronroneo gatuno depende de un hueso en particular. Este hueso puede tener características distintas dependiendo de la clase de felino que se tenga en cuenta. Así, al tener cualidades diferentes, los sonidos que se producen son distintos, lo que le ha dificultado la tarea a los científicos de determinar si efectivamente todos los gatos ronronean.

Felinos que ronronean, felinos que rugen

Para comprender el ronroneo de los gatos, debemos analizar la estructura de sus gargantas. En particular, este sonido depende de un hueso ubicado en la garganta felina, llamado hioides. Este hueso sirve de soporte para la laringe y la lengua.

En los gatos pequeños, como los gatos domésticos, linces, guepardos y pumas, el hioides es completamente rígido pues está osificado. De esta manera, al vibrar la laringe, el hueso resuena, emitiendo un sonido de baja frecuencia, tanto en la inhalación como en la exhalación, llamado ronroneo.

No obstante, en las especies de grandes felinos, el hioides está parcialmente osificado. Por tanto, los sonidos producidos por estos animales son totalmente distintos.

Específicamente, los leones, tigres, leopardos y jaguares tienen un hioides más flexible que está parcialmente adherido a su cráneo gracias a un ligamento elástico. Entonces, si bien tienen la capacidad de emitir rugidos aterradores, son incapaces de ronronear.

Sobre la base de esto, los científicos han clasificado a los felinos en dos categorías excluyentes. La primera categoría incluye a los gatos que pueden ronronear pero no rugir, llamados gatos pequeños o felinos y, la segunda categoría, los pantherinae, que incluye a los gatos que rugen pero no ronronean.

Sin embargo, esta clasificación parece dejar lugar a dudas. Para ilustrar esto, consideremos a los pumas y los guepardos. Estos felinos, a pesar de su tamaño, están clasificados como gatos pequeños en atención a sus huesos hioides. Así, este enfoque parece ser demasiado simplista.

Los grandes felinos emiten sonidos similares al ronroneo

Por mucho tiempo, los felinos se han clasificado en función de los que pueden rugir y los que ronronean.

Tal como vemos, la clasificación felina en función de su capacidad de rugir o ronronear puede dar a lugar a algunas confusiones. Además, investigaciones recientes sugieren que 20 de las 36 especies de felinos, incluyendo gatos grandes como el león y el leopardo, puede ronronear.

Aun así, estos planteamientos se han puesto en tela de juicio. Al respecto, algunos investigadores aseguran que los sonidos que producen los leones y los leopardos no son ronroneos en el sentido estricto de la palabra. Más bien, en su opinión, son pequeños gruñidos y gorgoteos semejantes al ronroneo.

En este caso, el ronroneo del león y el jaguar solo se percibe durante la exhalación y está completamente ausente en la inhalación. Por esta razón, algunos científicos argumentan que no se trata del mismo sonido.

Esto implica que leones y leopardos no pueden pertenecer a la misma categoría que los felinos pequeños, ya que sus procesos evolutivos en torno al ronroneo fueron distintos.

Teniendo esto en cuenta, los científicos concluyen que solo la familia de los Felidae, que incluye a los gatos pequeños y Viverridae, que incluye mamíferos medianos, pueden ronronear efectivamente. Por su parte, mientras los grandes felinos emiten sonidos similares, no se puede afirmar que realmente ronronean.

Aún así, esta no es una conclusión definitiva. En este sentido, para determinar si efectivamente los grandes felinos ronronean, se requieren inspecciones más detalladas de la acústica de estas especies. Por tanto, se espera que los investigadores continúen investigando el fenómeno para dar con la respuesta final.

Referencia: Purring and similar vocalizations in mammals. https://doi.org/10.1046/j.1365-2907.2002.00113.x