La plataforma de streaming de código abierto, Kodi, ha acusado a Sony de bloquear su aplicación en sus televisores inteligentes tras recibir reportes de varios usuarios. Según la compañía, creen que Sony procedió a bloquear el paquete ID de la Google Play Store, por lo que hay que recompilar la aplicación con un identificador diferente para evadir los filtros de la empresa.

Como antecedente, Kodi ha estado relacionado con la piratería, no precisamente porque la compañía incurra en tales prácticas ilegales, sino porque la han acusado de facilitar que los usuarios pirateen películas y programas de televisión.

La compañía dio a conocer el inconveniente a través de su cuenta de Twitter; en el anuncio explican específicamente que el problema tiene que ver con algunos Android TVs, y que el bloqueo ha sido tan fuerte, que su firmware en la TV está dañado. Además, amenazan a Sony con recomendar otra marca “que sí funcione”.

Aunque Sony no ha expresado una palabra al respecto, se entiende que quiera proteger a toda costa sus producciones audiovisuales. De hecho, no es la primera vez que ocurre un impasse entre Sony y Kodi. Específicamente, Sony requiere que algunos programas estén construidos como Aplicaciones de Video para que el contenido pueda cargar a 4K en los Android TVs.

Una plataforma que facilita la piratería

Por supuesto que en un entorno tan amplio como el internet existen muchas otras plataformas de streaming en las que se incurre en la piratería. Sin embargo, Kodi no es la única en la que esto sucede, solo que su uso permite que se piratee el contenido en la plataforma.

Normalmente, en las plataformas de streaming las personas pueden subir sus propios CDs y DVDs, podcasts, fotos y otro tipo de contenido. Aunque esto no implique necesariamente una violación de derechos de autor, muchas marcas tratan de cubrirse la espalda al respecto. Tal es el caso de Sony, una compañía que sí cuenta con muchos productos audiovisuales bajo derechos de autor.

Veremos en dónde queda esta pugna entre ambas compañías en una era en la que los derechos de autor han dado de qué hablar por el uso que los internautas le dan a ciertos productos.