En la actualidad, casi todos los dispositivos electrónicos que utilizamos vienen dotados con un teclado en particular. Este teclado, denominado QWERTY, en atención a la disposición de las primeras letras de la fila superior, a pesar de haber recibido innumerables críticas desde su desarrollo, se ha mantenido como el teclado de preferencia para la mayoría de los equipos que se utilizan en la modernidad.

Así, originalmente, el teclado QWERTY fue diseñado para facilitar el trabajo de las personas que debían usar una máquina de escribir y, como veremos más adelante, tras una inteligente estrategia de comercialización, se introdujo en nuestros hogares, formando parte de nuestra cotidianidad.

Bebiendo como faraones: Científicos fabrican una cerveza con levadura de hace 5 mil años

Este es el origen del teclado QWERTY

A pesar de que el diseño del teclado QWERTY no es necesariamente el más efectivo o intuitivo, la gran mayoría de las computadoras y los teclados modernos vienen con esta configuración de forma predeterminada.

En particular, el teclado QWERTY, llamado así por la ubicación de las primeras letras en su esquina superior izquierda, fue diseñado en 1868 por Christopher Latham Sholes. Para el momento, el inventor se encontraba empeñado en desarrollar estrategias para hacer más fácil el trabajo de oficina.

Específicamente, se propuso diseñar distintos tipos de máquinas de escribir y configuraciones clave para mejorar la forma en la que las personas escribían y se comunicaban entre sí. Así, junto a su equipo, patentó la primera máquina de escribir para el año de 1867. Previo a ello, existían otros dispositivos de este tipo; sin embargo, no había estandarización de ningún tipo.

En un primer momento, el diseño de Sholes era similar al teclado de un piano, pues las 28 letras estaban colocadas en orden alfabético. Si bien esto puede parecer totalmente lógico, la mayoría de los usuarios tuvieron problemas a la hora de encontrar las letras específicas que necesitaban para escribir.

En atención a esto, Sholes se dedicó a mejorar su diseño. De esta manera, se le ocurrió un teclado similar al teclado QWERTY que conocemos actualmente, pero con algunas diferencias. Este diseño recibió el nombre de QWE.TY. Más adelante, mejorías en el diseño dieron con lo que hoy conocemos como el teclado QWERTY.

Según se cuenta, Sholes empleó este diseño pues, en teoría, favorecía una escritura más fluida. En este sentido, se pensaba que este teclado permitía escribir secuencias de letras comunes de forma rápida, evitando atascos mecánicos en las varillas de las máquinas de escribir.

No obstante, existen otras versiones de esta historia. De acuerdo a algunos expertos, el diseño QWERTY surgió de las pruebas con operadores de telégrafos. En este caso, se plantea que los operadores de telégrafo sugirieron que las letras “S”, “Z” y “E”, fuesen colocadas juntas ya que los códigos Morse para “Z” y “SE”, son similares, causando confusión.

Entonces, al colocar las letras juntas, los operadores podrían escribir las letras apropiadas con tan solo un dedo. Así, bajo esta premisa, fue decidida la disposición del resto de las letras en el teclado. No obstante, no se tienen suficientes evidencias para corroborar la veracidad de cualquiera de las dos versiones de la historia.

Lo cierto es que para 1878, Sholes patentó el teclado QWERTY tal como lo conocemos actualmente y, hasta este momento, se convirtió en el teclado más usado y reconocido a nivel mundial.

El teclado QWERTY se apodera del mercado

En resumen, el diseño QWERTY fue creado para facilitar la mecanografía en las máquinas de escribir. Así, el objetivo principal era evitar atascos en las varillas de estos equipos y ayudar a las personas a escribir de forma más fluida, sin necesidad de tener que observar el teclado constantemente.

Al usarlo, se espera que las personas coloquen cuatro dedos de cada mano sobre la fila central de teclas, ubicando el índice de cada una en las teclas F y J. Por esta razón, en la mayoría de los teclados del mundo, las letras F y J suelen tener algún rasgo distintivo sensible al tacto.

Una vez que fue desarrollado este teclado, Sholes y su socio lo patentaron y decidieron iniciar la producción, para lo que se unieron con una reconocida empresa de fabricantes de armas llamada Remington. Este acuerdo se tradujo en la producción y comercialización de más de 100.000 teclados QWERTY para el año de 1890 tan solo en los Estados Unidos.

De esta forma, poco a poco el diseño de Sholes empezó a formar parte de la cotidianidad de las personas, no porque fuese necesariamente el mejor o el más eficiente, sino porque era el diseño que se estaba produciendo y comercializando para la época.

Adicionalmente, para impulsar la popularidad del producto, Remington empezó a ofrecer clases y certificaciones de mecanografía, haciendo uso, lógicamente, de sus teclados. Esto implica que si un mecanógrafo deseaba capacitarse adecuadamente, debía saber manejar de forma óptima las máquinas de escribir Remington, de la mano de su teclado QWERTY.

Esta fue una inteligente estrategia de comercialización que garantizó que la mayoría de las personas adoptaran cotidianamente el diseño, ganando lealtad hacia la marca y el producto. Más adelante, el teclado QWERTY se terminó de ganar su posición en la historia cuando, en 1893, Remington, Densmore, Caligraph y todas las principales casas fabricantes de máquinas de escribir se fusionaron, adoptando el teclado QWERTY como un diseño estándar en sus productos.

Es imposible imaginarse la vida sin el teclado QWERTY

Con el pasar de los años, el teclado QWERTY ganó cada vez más popularidad bajo la premisa de que era el más eficiente. No obstante, otros intentarían derrocar su posición. Incluso su creador continuó diseñando otros teclados por el resto de su vida.

Uno de los mayores competidores del teclado QWERTY fue el teclado simplificado Dvorak. Este teclado fue desarrollado en 1930 por el Doctor August Dvorak con el objetivo de favorecer una escritura más rápida y precisa al ordenar más letras comunes en la primera fila. De esta manera no era necesario mover tanto las manos.

Este es el diseño del teclado simplificado Dvorak.

No obstante, tal como vemos, Dvorak no logró su objetivo; ya era demasiado tarde para derrocar el teclado QWERTY. Posteriormente, en el siglo XX, los teclados empezaron una transición desde lo mecánico hacia el mundo digital. Y, a pesar de que no habían razones lógicas para mantener el teclado QWERTY, esta fue la disposición de teclas que se mantuvo en el mercado.

El tabaco: cómo nació y se popularizó uno de los productos más dañinos del mundo

En líneas generales, el teclado QWERTY se mantuvo en las computadoras modernas a fin de hacer más fácil la transición desde las máquinas de escribir hacia los equipos actuales. Así, las personas encargadas de mecanografiar los documentos podrían seguir haciéndolo sin problema en los dispositivos electrónicos.

Tal como vemos, el teclado QWERTY es el más utilizado alrededor del mundo porque fue creado en el momento justo y en el lugar adecuado. Esto, junto a una inteligente estrategia de comercialización hizo que las personas se acostumbraran a su diseño hasta hacerlo formar parte de su día a día.

Referencia: The QWERTY keyboard: a review. https://doi.org/10.1016/S0020-7373(83)80010-8

Más en TekCrispy