¿Cuántas veces hemos escuchado a los detractores de la tecnología decir que pasar tanto tiempo frente a una pantalla no es conveniente para nuestra salud? No cabe duda de que han sido muchos los que han evocado este discurso, pero hoy un nuevo estudio les trae malas noticias: realmente el tiempo que pasamos frente a las pantallas no tiene ninguna influencia negativa en nuestra salud.

El Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil publicó la primera guía de tiempo en pantalla de Reino Unido en la que determina que no hay suficientes evidencias en estudios previos que afirmen que efectivamente estar frente a la pantalla por tiempos prolongados sea perjudicial para la salud. En su lugar, la guía da recomendaciones a los padres para lidiar con los dispositivos electrónicos en caso de que el uso de los mismos interfiera con sus labores diarias.

Negociar las horas de uso

Los autores del estudio afirman que la literatura existente con respecto al tiempo que se pasa frente a la pantalla existe pero únicamente para la televisión. Es por ello que las sugerencias sobre efectos negativos de los videojuegos y las computadoras en la salud de los jóvenes no cuentan con la evidencia necesaria para demostrarlo.

En todo caso, lo que más resaltan estas investigaciones es que al no hacer nada más que jugar videojuegos en consolas o en computadoras, los jóvenes se alejan de las oportunidades de socializar, ser activos físicamente, tener un buen rendimiento en la escuela y llevar un sueño saludable.

Recomendaciones específicas para un uso saludable

Tras realizar el estudio, los investigadores encontraron que si bien las pantallas no afectan nuestra salud, sí es favorable seguir dos recomendaciones específicas para tener una relación más saludable con los dispositivos electrónicos: una es no tener contacto con ningún tipo de pantalla una hora antes de dormir y controlar los tentempiés mientras se está pasando tiempo frente a un dispositivo.

Los investigadores concluyeron que es “imposible” recomendar límites de tiempos para cada edad con respecto al uso de los dispositivos, pues forman parte de nuestra vida cotidiana. El doctor Max Davie explicó que “la tecnología es una parte integral en las vidas de los niños y jóvenes. La utilizan para comunicación, entretenimiento y, recientemente, en educación”.

Davie recalcó la falta de evidencia de los “estudios limitados” con respecto a “beneficios específicos en la salud o bienestar, y aunque hay asociaciones negativas entre el tiempo que se pasa en pantalla y una pobre salud mental, sueño y salud física, no podemos estar seguros de que esos vínculos son causales, o si otros factores son los que están causando tanto resultados negativos en la salud como un mayor tiempo frente a las pantallas”.

También les recordó a los padres, que el contenido en video y los juegos tienen sistemas de certificación, “diseñados para proteger a los niños de contenido inapropiado”.

Este informe no le caerá nada bien al gobierno de China que en 2018 ordenó reducir las horas que los jóvenes de las escuelas pasan frente a las pantallas por los “altos niveles de miopía” que se han estado registrando en el país.

Más en TekCrispy