Los océanos tienen una larga memoria. Cuando el agua del Océano Pacífico de la actualidad vio la luz del Sol, Carlomagno era el Sacro Emperador de Roma y la Universidad de Oxford apenas estaba celebrando su primera clase.

En esa época, durante los siglos IX y XII, el clima terrestre era un poco más cálido, hasta que el frío de la Pequeña Edad de Hielo se apoderara del planeta en el siglo XVI. Actualmente, las temperaturas han vuelto a aumentar. Sin embargo, es posible que esto no haya ocurrido todavía en algunas zonas del Océano Pacífico.

“Atenuar al Sol” podría ser una forma viable de reducir el cambio climático

En este sentido, un equipo de investigadores sugiere que las profundidades del Océano Pacífico están retrasadas unos cuantos siglos, en términos de temperatura, y aún se están adaptando a la llegada de la Pequeña Edad de Hielo de hace unos cuantos años atrás. En pocas palabras, mientras la mayor parte del océano está respondiendo a las temperaturas modernas, algunas partes del Pacífico podrían estar enfriándose.

El Océano Pacífico podría encontrarse aún en la última edad de hielo

Los patrones climáticos han cambiado constantemente a lo largo de la historia. Sobre la base de esto, un equipo de investigadores se propuso desarrollar un modelo de las respuestas oceánicas a los cambios de temperatura del planeta.

Para ello, los investigadores compararon las tendencias de enfriamiento del océano a partir de las mediciones realizadas por los científicos a bordo del HMS Challenger en 1870 con las observaciones modernas del Experimento Mundial de la Circulación Oceánica en 1990.

El HMS Challenger fue un barco de madera de tres mástiles que fue utilizado para la primera expedición científica moderna a fin de explorar el océano y el fondo marino. Para ello, se usaron termómetros que fueron bajados a las profundidades oceánicas a partir de los que se obtuvieron más de 5.000 mediciones de la temperatura.

El objetivo era comparar los registros y desarrollar un modelo del proceso histórico de enfriamiento del océano. De esta manera, se descubrió una tendencia de calentamiento en la mayor parte de los océanos, lo que coincide con el aumento de las temperaturas durante el siglo XX.

Sin embargo, se observó que las aguas del Océano Pacífico, a una profundidad aproximada de dos kilómetros, se están enfriando. Esto confirmó la hipótesis de que si las superficies oceánicas se enfriaron durante la mayor parte del último milenio, las partes más aisladas del océano podrían seguir enfriándose.

Esto sugiere que parte del Océano Pacífico aún podría encontrarse en la última edad de hielo del planeta.

Las variaciones climáticas antiguas siguen influyendo sobre la temperatura del Océano Pacífico

Todo parece indicar que algunas zonas del Océano Pacífico no han logrado equilibrarse a las temperaturas actuales.

Dados los resultados, los investigadores plantean que las variaciones climáticas anteriores al inicio del calentamiento moderno, siguen influyendo en las temperaturas actuales del Océano Pacífico.

¡Buenas noticias!, la Gran Barrera de Coral se está recuperando

En este sentido, si bien durante el último siglo, al comienzo de la Revolución Industrial, la temperatura de los océanos empezó a equilibrarse con el clima del planeta, el Océano Pacífico podría tener un retraso en la absorción del calor de hasta un 30%. Así, la evidencia indica que las aguas del Océano Pacífico presentan temperaturas que se corresponden a la última edad de hielo del planeta Tierra.

Estos resultados, según los investigadores, representan un avance en la comprensión de los cambios de temperatura que han ocurrido en el planeta a lo largo de los años y, en términos generales, podrían ayudar a comprender las tendencias actuales de calentamiento.

Referencia: The Little Ice Age and 20th-century deep Pacific cooling, (2019). https://www.doi.org/10.1126/science.aar8413

Más en TekCrispy