El Proyecto Soli de Google, es un sistema de hardware que usa pequeños radares para detectar los movimientos de las manos, esta tecnología fue aprobada recientemente por la FCC y ahora un grupo de investigadores se encuentran estudiando hasta dónde se puede llegar con estos radares de Google.

Un grupo de investigadores de la Universidad de St. Andrews Escocia, realizaron el estudio llamado “Explorando interacciones tangibles con sensores de radar”, donde principalmente analizan el hardware utilizado en el Proyecto Soli de Google y el alcance de estos pequeños sensores de radar.

De acuerdo con The Verge, los investigadores señalan que los radares de amplio espectro de Soli podrían ser capaces de contar hojas de papel o “leer” los cubos de un juego de Lego debido a su alta sensibilidad.

Asímismo, afirman en su estudio que estos sensores de radar son tan eficaces que pueden emplearse en diferentes tareas de detección precisa.

En este documento, exploramos dos preguntas de investigación con el radar como plataforma para detectar una interacción tangible con el conteo, el orden, la identificación de objetos y el seguimiento de la orientación, el movimiento y la distancia de estos objetos.

Para llegar a dichos resultados, los investigadores usan las lecturas del radar de Google, al incorporarlo a un sistema llamado RadarCat. Estos sensores disparan pulsos electromagnéticos impercetibles contra un objetivo.

Estos pulsos se traducen según la distancia, densidad, forma y propiedades de la superficie del objeto.

El equipo publicó un proyecto en 2016 su técnica llamada Solinteraction, que refleja las diferentes formas en las que puede usarse el radar de Soli. Mostrando el alcance del radar.

Hui-Shyong Yeo, uno de los investigadores, dijo al medio que la nueva técnica permite todo tipo de aplicaciones: “La técnica de detección sigue siendo bastante similar, pero la principal contribución es la vasta exploración en el conteo, ordenamiento, apilado, movimiento y orientación de diferentes objetos, como tarjetas y bloques de Lego“.

Los investigadores sugieren que los radares de Soli pueden usarse para educación, entretenimiento y más. Estos sensores podrían integrarse para reconocer piezas en juegos de mesa, “o incorporarse a hogares inteligentes para monitorear la presencia (o ausencia) de ciertos elementos”.

Sin duda, la aplicación de los sensores es infinita, aunque de momento se desconoce cuál es el propósito de este ambicioso proyecto de Google.