Damara Alvares, perteneciente al nuevo gabinete del recién electo presidente brasilero Jair Bolsonaro, vetó el contrato que existía para desarrollar una criptomoneda para los indígenas del país caribeño, de acuerdo con medios locales.

A pesar de que la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) había aprobado un presupuesto de alrededor de US$ 11.67 millones a la Universidad Federal Fluminense (UFF) para el desarrollo de una criptomoneda autóctona, el nuevo gabinete decidió clausura el proyecto.

Este presupuesto se suponía que sería destinado al “estudio y diagnóstico de la viabilidad de la creación de una moneda digital para los indígenas, así como el desarrollo e implementación de la plataforma”.

Dicha divisa digital serviría para circular en los poblados autóctonos de Brasil, pero la administración del presidente Bolsonaro consideró que su presupuesto era muy elevado. De esta forma, lo someterán a un proceso de licitación en lugar de aprobar los fondos directamente.

Tribunal brasileño validó el uso de evidencias blockchain

Es importante señalar que desde el seno de la misma organización se había criticado el proyecto con anterioridad, principalmente con preocupaciones motivadas a una posible malversación de fondos y desvío de los recursos aprobados.

Por otra parte, aseguraron que tenían una “cuestionable pertinencia ética al no contar con un análisis técnico previo”.

Asimismo, es importante señalar que el nuevo gabinete presidencial brasileño aún no ha fijado una postura definitiva en relación con los activos digitales y la tecnología blockchain, si bien en la administración previa se realizaron esfuerzos por controlar dichos activos.

No obstante, las criptomonedas siguen abriéndose paso entre la población brasilera, que mueve alrededor de 400 BTC mensualmente a través de LocalBitcoins.com

Sin embargo, se presume que el Banco Central de Brasil desarrollará su propia stablecoin anclada al real este año, el BNDESToken, tras declaraciones de las autoridades de la entidad estatal.

Más en TekCrispy