Desde hace unas cuantas décadas, el ser humano se ha preocupado por ralentizar el proceso de envejecimiento. Ahora, gracias a un estudio llevado a cabo por investigadores adscritos al Instituto de Ciencia Weizmann, esto podría ser posible.

En este sentido, los investigadores lograron revertir el envejecimiento de un grupo de ratones al estimular el sistema inmunológico para que elimine las células senescentes y disfuncionales del organismo.

Una proteína podría ser clave para ralentizar el envejecimiento

A medida que las personas envejecen, las células se vuelven senescentes. Esto implica que dejan de replicarse, a pesar de mantenerse activas a nivel metabólico.

Así, la acumulación de células senescentes se relaciona a una gran cantidad de enfermedades inflamatorias y otros problemas relacionadas al envejecimiento. Por tanto, para los científicos encargados de estudiar el envejecimiento humano, las células senescentes han sido el objetivo principal desde hace unos años

Teniendo esto en cuenta, los investigadores han buscado mecanismos para revertir el proceso de senescencia celular. El objetivo es lograr que las células viejas se comporten como células jóvenes nuevamente.

Asimismo, los estudios se han centrado en el proceso de eliminación de las células senescentes, proceso que pierde eficacia a medida que las personas envejecen. En este caso, un equipo de investigadores se propuso analizar el rol del sistema inmunológico sobre la eliminación de este tipo de células.

Para ello, se tomó en cuenta el rol de una proteína, llamada perforina, sobre el sistema inmunológico en el proceso de eliminación de las células senescentes. En este sentido, en primer lugar, modificaron genéticamente a un grupo de ratones de forma que no produjeran esta proteína.

De esta manera, se observó que en ausencia de la perforina, se producía una mayor acumulación de células senescentes, lo que se tradujo en una mayor tasa de enfermedades relacionadas al envejecimiento. Posteriormente, los investigadores administraron un fármaco a los ratones, que logró revertir en cierta medida el envejecimiento.

Investigadores logran revertir el proceso de envejecimiento

Lograr revertir el envejecimiento humano sería un gran logro para la humanidad.

A fin de revertir el proceso de envejecimiento en los ratones modificados genéticamente, los investigadores les administraron un fármaco llamado ABT-737. Originalmente, este medicamento se desarrolló para tratar el cáncer.

Así, su función principal implica estimular el sistema inmunológico para eliminar las células senescentes del cuerpo. Sin embargo, los ensayos revelaron que el ABT-737 producía importantes efectos secundarios no deseados.

No obstante, al administrar el fármaco a los ratones envejecidos, se observaron mejorías físicas y conductuales en los roedores. Específicamente, tras la administración del medicamento, los ratones empezaron a comportarse como ratones sanos más jóvenes. Por tanto, los investigadores sugieren que estimular el sistema inmunológico para que elimine las células senescentes podría ralentizar el proceso de envejecimiento.

Sin embargo, aún faltan años de investigación para que este tratamiento esté disponible para el ser humano. De cualquier forma, los resultados abren toda una gama de posibilidades en el campo de la restauración de la juventud.

Referencia: Impaired immune surveillance accelerates accumulation of senescent cells and aging, (2018).  https://doi.org/10.1038/s41467-018-07825-3