12 Bacterias Mas Peligrosas

La revista del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Technology Review, publicó este miércoles un artículo donde se afirma que este año la tecnología blockchain se convertirá en algo común.

En dicho escrito se ofrece una visión general sobre la historia del blockchain. “En 2017, la tecnología blockchain fue una revolución que supuestamente iba a interrumpir el sistema financiero global. En 2018, fue una decepción. En 2019, comenzará a hacerse mundano” afirma Mike Orcutt, autor de la revisión.

Uno de los argumentos a favor de su premisa es que actualmente muchos “proyectos innovadores parecen estar vivos e incluso cerca de dar frutos“. Junto con los planes de varias grandes corporaciones de lanzar grandes proyectos basados ​​en blockchain este año.

También señala que otra de las funciones del blockchain que se van a abrir camino este año son los contratos inteligentes. Específicamente en la tecnología legal. “Chainlink se asoció con un proyecto llamado OpenLaw, que está desarrollando acuerdos legales simples basados en contratos inteligentes (por ejemplo, un acuerdo entre un trabajador y una empresa). Y OpenLaw se ha asociado con Rocket Lawyer, un popular servicio en línea que permite a los usuarios crear sus propios documentos legales” reza el texto.

Asimismo, trae a colación el caso de la criptomonedas nacionales, como el polémico Petro, emitido por el gobierno venezolano, que según Orcutt, “parece haber sido una estafa o un fracaso”. Pero sirvió de precedente para que al menos 15 bancos centrales de otros países consideren la posibilidad de emitir la suya propia en este 2019. Esto representaría una clara contradicción al carácter destralizado y libertario con que fue pensada inicialmente la obra de Satoshi Nakamoto.

¿Una forma de moneda digital garantizada por los gobiernos? En muchos sentidos, es lo opuesto a la revolución que los pioneros de lsa criptomonedas original previeron. Pero las revoluciones no siempre se desarrollan como los revolucionarios tenían en mente” dice Orcutt.