Si bien la actividad humana y sus derivados son la principal fuente de gases de efecto invernadero, en la naturaleza también se producen estos gases. De hecho, de acuerdo a un estudio reciente, las hormigas cortadoras de hojas son una gran fuente de gases de efecto invernadero.

Estos insectos tienen la capacidad de producir grandes cantidades de desechos que, gracias al proceso de descomposición, generan gases de efecto invernadero. Sin embargo, hasta ahora se desconocen sus efectos sobre el clima.

Emisiones globales de dióxido de carbono siguen aumentando a un ritmo alarmante

Las hormigas cortadoras de hojas producen gases de efecto invernadero

Las hormigas cortadoras de hojas, también llamadas podadoras, están representadas por 47 especies de estos insectos que pertenecen a los géneros Atta y Acromyrmex. En particular, estas hormigas se dedican a masticar hojas para cultivar hongos, ubicándose en casi todos los rincones del continente americano.

En este sentido, estas hormigas son conocidas por las grandes cantidades de basura que producen. Una especie en específico, la Atta colombica, es capaz de crear pilas de basura que pueden alcanzar el tamaño de una bañera. Estos montículos se componen de hojas, excrementos, bacterias y hormigas muertas.

Al respecto, de acuerdo a un estudio reciente, estas montañas de basura son una gran fuente de gases de efecto invernadero. Para concluir esto, un equipo de investigadores analizó las exhalaciones de 22 pilas de hojas en el suroeste de Costa Rica.

De esta manera, se descubrió que las cualidades de estos montículos, en especial sus altos niveles de humedad y bajas concentraciones de oxígeno, en conjunto con la acción de las bacterias allí presentes, se traducen en una gran producción de metano y óxido nitroso.

Específicamente, se encontró que los niveles emanados por estas pilas eran casi 20 veces más altos que los que eran producidos por el suelo del bosque circundante. Por su parte, las concentraciones de óxido nitroso eran 1000 veces superiores en comparación al resto de la superficie del bosque.

Estas hormigas podrían ser la solución a un misterio que ha intrigado a los científicos por años

Las hormigas cortadoras de hojas construyen enormes pilas de desechos que emiten gases de efecto invernadero.

Tal como vemos, las hormigas cortadoras de hojas pueden ser una gran fuente de gases de efecto invernadero, lo que podría tener un impacto sobre el cambio climático. En este sentido, se descubrió que los niveles de estos gases emanados superaban los de las plantas de tratamiento de aguas residuales y las lagunas de excremento.

Emisiones globales de dióxido de carbono siguen aumentando a un ritmo alarmante

Sin embargo, aún no pueden derivarse conclusiones definitivas sobre su impacto sobre el clima. Para ello, es necesario realizar el cálculo total de los gases emanados de todas las especies de hormigas cortadoras de hojas existentes en el mundo.

Aún así, los resultados podrían explicar un misterio que ha llamado la atención de los científicos por décadas. Al respecto, estudios previos han detectado niveles muy variables de metano y óxido nitroso en las regiones donde viven algunas de estos insectos. En este caso, los montículos de desechos de las hormigas cortadoras de hojas podrían ser la causa de este fenómeno.

Referencia: Leaf-cutter ants engineer large nitrous oxide hot spots in tropical forests, (2019). https://doi.org/10.1098/rspb.2018.2504

Más en TekCrispy